Xóchitl y Arne, mancuerna independiente

Juntos han hecho una pareja que rompe con las formas y estilos del quehacer político, ambos son independientes aunque han contendido cobijados por el PAN


En la ciudad pasan muchas cosas, pero en una de esas nos dan la sorpresa la pareja que hacen Xóchitl Gálvez y Arne Aus den Ruthen Haag para lanzarse por una candidatura independiente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en el 2018.

Juntos han hecho una pareja que rompe con las formas y estilos del quehacer político, ambos son independientes aunque han contendido cobijados por los colores de Acción Nacional.

Sueltos para hablar, sin tapujos señalan actos de corrupción de políticos y gobernantes, tienen actitudes retadoras frente a la autoridad abusiva, la prepotencia, la poca civilidad y los gandallas, han logrado que a mucha gente les guste y se identifique con su proceder.

Los jitomatazos a los políticos para que regresaran el bono navideño que se dieron en 2016, le valió a Arne una demanda por parte del coordinador de los diputados del PRI, César Camacho, pero también el aplauso cómplice en las redes sociales.

A Xóchitl Gálvez desde hace rato se le ve más empática con los delegados de Morena, que con su par en Benito Juárez, Christian Von Roehrich, de extracción panista y suplente de Jorge Romero.

El PAN en la capital del país está controlado por el diputado Romero Herrera, sin embargo sus cuadros políticos no han alcanzado un crecimiento importante que pudiera ser una competencia real en términos electorales frente el PRD y Morena. El blanquiazul dejó de ser la segunda fuerza política y es solo un testigo de la disputa que esos dos partidos mantienen a nivel territorial en todas las colonias de la ciudad.

Así que Jorge Romero no tiene candidato que pueda ayudar a levantar la presencia de su partido, pero está tratando de cerrar filas para fortalecerse como grupo. El problema que tiene es que la única figura vinculada a Acción Nacional, con una presencia fuerte es Xóchitl Gálvez, pero a ella no le encuentra el modo.

Incluso el sábado 20 de mayo, el dirigente del PAN en la ciudad, Mauricio Tabe, quien pertenece al grupo del diputado Romero, acompañado de legisladores como Ernesto Sánchez y los presidentes de ese partido en las delegaciones Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón, Cuajimalpa y Gustavo A. Madero inauguraron la Casa Azul en Miguel Hidalgo y la gran ausente fue precisamente la delegada Xóchitl Gálvez, porque no la invitaron.

Públicamente la delegada ha dicho que concluirá su gestión como delegada y que disfruta esta etapa, de por medio hay una apuesta con Arne, ya que donaría su casa al Colegio Salesiano si no concluye la responsabilidad que asumió en 2015 con la gente de Miguel Hidalgo.

Xóchitl y Arne podrían construir otra opción por el camino de los independientes, así ganó Jaime Rodríguez El Bronco la gubernatura de Nuevo León, quizá en la capital del país los indecisos podrían voltear a verlos. Uno apoyando al otro, para realmente pelearle los votos a Morena y al PRD.

Columna anterior: Algo huele feo en la ciudad

¿Te gustó este contenido?