El PRI promete: no al fiscal carnal

El PRI de pronto parece abierto a una discusión que puede trascender el pase automático para construir una Fiscalía autónoma.

Netlog

En San Lázaro, el PRI vive en un mundo raro.

Ayer el partido mayoritario volvió a recular en la Cámara de Diputados.

Por segunda vez en una semana.

Lo hizo ayer forzado por la sociedad civil y los partidos de oposición a renunciar a la decisión de votar al vapor distintas iniciativas para eliminar el pase automático del procurador Cervantes al cargo de Fiscal General.

El acuerdo ayer por la mañana era discutir y votar las iniciativas de las bancadas del PRI, PAN y PRD para eliminar el pase automático, pese a la insistencia de esos partidos para que las propuestas se turnaran a comisiones para ser discutidas correctamente.

Los grupos de oposición enfrentaban un conflicto: votar a favor de la iniciativa para cancelar el pase automático y aprobar al mismo tiempo una parte del artículo transitorio que permite al actual procurador participar en el proceso de selección del Fiscal General.

Las bancadas del PAN y de Movimiento Ciudadano estaban en la tarea de escribir reservas para intentar convencer al PRI y sus aliados de cambiar una palabra del transitorio para añadir un no que imposibilite a Cervantes de participar en la selección, cuando se presentó algo inesperado.

Los colectivos #VamosPorMás y #FiscalíaQueSirva jugaron un papel fundamental.

Ambas representaciones se reunieron ayer con el presidente de la Mesa Directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín, para entregarle una propuesta para reformar el artículo transitorio de la discordia y garantizar una Fiscalía General autónoma.

Ramírez Marín dio aviso al líder de los diputados priístas, César Camacho. Ambos hicieron llamadas a donde debían hacerlas y directo de Los Pinos llegó la instrucción de echar los jardineros atrás y frenar la intención de votar el transitorio vía fast track, con la dedicatoria a Cervantes.

Al inicio de la sesión Camacho tomó el micrófono y con firmeza –en un tono que me pareció de cierta molestia– dijo:

Hemos acreditado en los hechos estar en sintonía con el presidente Peña, quien hace unos meses envió al Senado una iniciativa para evitar el pase automático de Procurador a Fiscal General. Esa fue, es y seguirá siendo nuestra convicción.

Como queremos que este asunto se discuta lo suficiente –siguió Camacho– estamos de acuerdo con que la iniciativa, junto con otras similares, se concentren en la Comisión de Puntos Constitucionales; hago votos porque se dictamine en bien del interés de las instituciones y de los mexicanos. Sin consignas, sin chantajes, sin mensajes crípticos en estas decisiones.

En el mundo raro que vive en San Lázaro, bajo chantajes o no, el PRI de pronto se ha abierto a una discusión que puede trascender el pase automático para incorporar no solo las propuestas de los otros partidos sino de la sociedad civil para construir una Fiscalía General autónoma.

¿Es genuino este mundo raro? En las horas siguientes lo sabremos.

Columna anterior: ¿Otro fiscal carnal?

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso