WhatsApp: El Lio Messi de Mark Zuckerberg

Cuando el creador de Facebook anunció que compraría la app de mensajería, no fue para apoderarse de sus usuarios, sino para evitar que Google lo hiciera


¿Por qué razón estratégica de negocios –no deportiva– el Real Madrid compraría a Lio Messi si éste fuese una especie de agente libre? Para que sus competidores no pudieran hacerse de sus servicios y, en consecuencia, no tener que jugar contra él.

Cuando Mark Zuckerberg anunció el 19 de febrero de 2014 que Facebook compraría a la plataforma de mensajería WhatsApp por 19,000 millones de dólares (el costo final fue de 22,000) no lo hizo para apoderarse de los 465 millones de usuarios que en ese entonces tenía el servicio de mensajería, sino para evitar que Google lo hiciera, neutralizando con ello la amenaza velada que se cernía sobre sus planes de dominación mundial en el ámbito del social networking.

Tras la adquisición –una maniobra defensiva o bien un ataque preventivo–, Zuckerberg prometió que el servicio de WhatsApp seguiría siendo gratuito y que no se incluirían anuncios en la aplicación, así como la independencia de la plataforma.
Facebook se concentró entonces en desarrollar el potencial de su propia app, especialmente en Estados Unidos, país en el que en la actualidad WhatsApp sólo detenta el 11% de los usuarios de aplicaciones de mensajería móvil, mientras que Facebook Messenger domina el espectro con 58%.

Con Cristiano Ronaldo de titular indiscutible, dejar a Messi en la banca o utilizarlo en el Real Madrid B tiene lógica, por más absurda que resulte esta analogía y me granjee el odio eterno de los blaugranas.

Eso es lo que, al parecer, ha hecho Zuckerberg con WhatsApp.

En la reciente conferencia de desarrolladores que tuvo lugar en San José, California, David Marcus, vicepresidente de productos de mensajería de Facebook, se mostró condescendiente en relación a WhatsApp: Están en la familia. En algunos países, WhatsApp es la app preferida, como en Alemania. En Estados Unidos y algunos sitios de Asia, Europa o Australia se prefiere Messenger. Yo no puedo hablar de sus planes. Vamos de manera independiente.

En la familia, sí, pero son los parientes pobres. Messenger es para Facebook el servicio de mensajería de los países desarrollados y WhatsApp el de los países en desarrollo. Sin embargo, parece que Zuckerberg y Marcus no saben contar: el número de usuarios de una y otra app es el mismo -1,200 millones en todo el planeta-.

La caída a nivel mundial del servicio de WhatsApp el pasado 4 de mayo por espacio de dos horas, acaso haya servido de revulsivo para Zuckerberg, quien tuvo a bien dar la cara y ofrecer disculpas a un usuario brasileño. Estamos trabajando en el corte de WhatsApp para regresarlo online. Una disculpa por el inconveniente.

Es posible que Mark Zuckerberg haya recordado ese día que en la banca tiene a Lio Messi. Y que es tan bueno, o mucho más, que Cristiano Ronaldo.

Columna anterior: Todo era mejor antes de ti, Hannah Baker

¿Te gustó este contenido?