Wellness sexual

El bienestar femenino, con una narrativa de autosuficiencia para que las mujeres cuiden de sus necesidades de placer, es la nueva tendencia internacional

Wellness sexual

AVISO: Esta columna no es apta para misóginos o cerrados de mente

Cada año, la industria de bienestar mundial lanza las tendencias que se verán durante todo el año. Y es que una de las más fuertes de wellness para 2019 es el bienestar sexual femenino, así como en 2018 fue el mindfulness. Si, leíste bien: bienestar sexual femenino. Esto sin un tono erótico o pornográfico, sino con una narrativa de autosuficiencia para que las mujeres puedan cuidar de sus necesidades de placer sin tener que depender en una pareja.

El placer sexual femenino está siendo directamente relacionado con el cuidado personal, vitalidad, belleza, felicidad y mejor salud de la piel. La industria del wellness sexual está predeterminada a tener un valor de 32 billones de dólares para fines de 2019, y está creciendo exponencialmente según datos de Technavio, una firma de investigación.

El mundo del wellness, y de la belleza, cada vez se ven más entrelazados en la industria, se estima que este mercado está valuado en 1.1 trillones de dólares, por lo que no es raro ver en una tienda de belleza productos que ayuden a dormir mejor, por ejemplo. Las marcas que están siendo parte de la nueva tendencia lo están haciendo por medio de desestigmatizar el concepto de productos sexuales, haciéndoles la mercadotecnia como si fueran cualquier otro producto de bienestar.

Los juguetes sexuales han ido deslindándose tabú que los acompaña y se han infiltrado en las escenas de belleza y bienestar. Antes sólo de venta en tiendas y sitios en línea especiales, ahora se pueden encontrar en lugares accesibles y visibles para todo público como farmacias y/o boutiques. Con una narrativa de autosuficiencia para que las mujeres puedan cuidar de sus necesidades de placer sin tener que depender en una pareja. No es coincidencia que este fenómeno se convierta en tendencia justo un año después del movimiento #MeToo, en donde las mujeres ya no queremos ser rezagadas en ninguna área, nos valoramos, sabemos lo que queremos y no tenemos miedo a exigirlo.

El priorizar el placer sexual es sólo una consecuencia, en donde las mujeres logramos tomar la palabra en un tema que siempre ha sido tabú, algo turbio y escondido de lo que difícilmente se habla, pero que afecta psicológica y físicamente a muchas mujeres. Gracias a que esto es un gran negocio, se ha logrado poner el tema sobre la mesa construyendo una reflexión cultural y ayudando a que las generaciones venideras no vivan con esos tabúes. Debido a esta nueva tendencia se empiezan a generar conversaciones sanas al respecto, libres de culpa y preconcepciones erróneas. Las asociaciones negativas al placer sexual, explican los psicólogos, son dañinas para la construcción de otras relaciones y nocivas para otras áreas afectivas de nuestras vidas, por lo que esta tendencia tiene una parte lúdica muy importante, en donde habrá que aprender como relacionarnos con nuestro propio derecho al placer y cómo educar a las nuevas generaciones.

Por BRENDA JAET
@BRENDAJAETK

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas