Warren 2020

Lo más probable es que la candidata del partido demócrata sea la senadora Elizabeth Warren

Jorge Andrés Castañeda
Jorge Andrés Castañeda / Analista / Heraldo de México

Hace un par de semanas parecía que los candidatos para la contienda presidencial del próximo año en Estados Unidos estaban definidos.

Joe Biden, vicepresidente con Barack Obama, se enfrentaría a Donald Trump en una elección que sería, en términos prácticos, un referéndum sobre el presidente en funciones.

Sin embargo, en las últimas semanas, dos sucesos cambiaron por completo el escenario electoral para el próximo año. Las últimas cifras indican que lo más probable es que la candidata del partido demócrata sea la senadora Elizabeth Warren. ¿Podrá una candidata con una agenda transformadora y considerada de extrema izquierda para los estándares estadounidense derrotar a Donald Trump?

El primer evento fue el inicio de la investigación que podría llevar a la destitución de Donald Trump. Más allá de las posibilidades de que el presidente sea destituido, parece que Trump está arrastrando a Biden con él. El escandalo inició porque Trump le pidió al presidente ucraniano que investigara los lazos del hijo de Biden con una empresa gasera ucraniana.

Estas acusaciones, aunque han sido desmentidas por diversos medios, parecen haber salpicado a Biden de un tufo de corrupción, conflicto de interés y tráfico de influencia. Esto ha fortalecido a los candidatos antisistema que se encontraban rezagados hace algunas semanas.

En segundo lugar, Bernie Sanders, que estaba en segundo lugar, sufrió un infarto la semana pasada. El incansable candidato de repente parece frágil e incapaz de enfrentar a la máquina electoral de Trump el próximo año. Ante esta situación, parte de su electorado parece haber optado por respaldar a Elizabeth Warren.

Ambos candidatos comparten en gran medida diagnóstico y propuestas; consideran la desigualdad como el principal problema de EU y han propuesto un seguro de salud universal y el impuesto a la riqueza.

Los 18 puntos de ventaja, que tenía Biden sobre Warren a principios de agosto, se evaporaron. Hoy, de acuerdo con el promedio de realclearpolitics están en empate técnico y la última encuesta de Quinnipac tiene a la senadora tres puntos arriba. Pero la posible candidatura de Warren aún tiene a muchos demócratas preocupados.

La principal y única prioridad del Partido Demócrata es derrotar a Trump. El único argumento de Biden era que su imagen de hombre común podía convencer a los votantes, sobre todo blancos sin educación universitaria, que definieron la elección pasada. Pero las sospechas de corrupción parecen haber destruido el mito.

Al mismo tiempo, las propuestas de Warren cada vez parecen menos radicales. La desigualdad, ilustrada por Saez y Zucman, que demuestran que las 400 personas más ricas de EU son las que menos pagan impuestos, es ya intolerante para los electores estadounidenses.

En este contexto, las propuestas redistributivas de Warren cada vez hacen más sentido. Si la candidatura de Warren se llegara a concretar, veremos si la búsqueda de una sociedad más justa y menos desigual se puede imponer al racismo y xenofobia de Trump, ojalá.

 

 

POR JORGE A. CASTAÑEDA

COLABORADOR

@JORGECAST

eadp

¿Te gustó este contenido?