“Viva el Rey AMLO”

Andrés Manuel López Obrador presentó la apertura del sector eléctrico como algo nocivo para el país

Carlos_Mota
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Ayer vi dos veces la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), primero en vivo y luego por repetición.

Mientras veía la repetición, llegaban cientos de mensajes a YouTube con manifestaciones de apoyo a la ideología del Presidente: presidente AMLO, usted es mucha pieza para todas esas ratas; Esas transas son obra de los prianistas; Qué poca madre de Fox y Calderón, traición a la patria; hasta… Viva el Rey. El video tenía miles de clics en me gusta.

La de ayer fue quizá la más encumbrada conferencia ideológica del Presidente aplicada a una política pública industrial. Arropado por su magistral uso de los énfasis en el lenguaje, AMLO presentó la apertura del sector eléctrico como algo nocivo para el país.

Lo hizo con la confianza que le da incluso calificar de amorales a quienes habiendo sido funcionarios del sector energético, luego se emplearon en él (Felipe Calderón, Jordy Herrera, Luis Téllez, Georgina Kessel, Jesús Reyes-Heroles, etcétera).

Al escuchar los acentos en las palabras de AMLO cualquier mexicano podría pensar que la corrupción fue gigantesca, y que todos ellos prepararon el terreno para el más funesto saqueo a la nación.

Es totalmente válido que el Presidente quiera fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Si esto implica renegociar contratos para detener una sangría financiera grave, se vale; pero de ahí a presentar la idea de que la generación de energía eléctrica por parte de empresas privadas es algo indeseable, hay una enorme diferencia.

Lo que está haciendo AMLO es meter hasta el tuétano de los mexicanos la noción de que nuestra soberanía está íntimamente atada a la generación de electricidad.

La idea populista de no elevar o incluso disminuir los precios de la electricidad rompe con toda lógica del funcionamiento del sistema de precios.

Un gobierno que controla precios e invita a las empresas privadas a sumarse a esa política para demostrar su responsabilidad social envenena la premisa básica del funcionamiento del sistema de méritos: no importa cuánto cueste generarla, el precio debe ser justo. Con ello la mano invisible del mercado se pinta de color Morena.

Y una cosa es cierta: los políticos de las administraciones anteriores vendieron tan mal sus ideas, que Andrés Manuel López Obrador no tuvo ninguna dificultad en torcer la intención de la reforma energética. Una pena.

IENOVA

La respuesta de IENOVA a las acusaciones de Andrés Manuel López Obrador fue contundente: los procesos de licitación pública internacionales fueron abiertos y transparentes bajo estándares internacionales.

La firma explicó que hubo sabotaje en un ducto, por lo que su uso fue suspendido. En pocas palabras: el problema no es que la inversión sea extranjera, sino que estas empresas trabajan en la indefensión total ante la inseguridad pública y jurídica.

 

[email protected]

@soycarlosmota

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas