Visión 2030

Era necesario identificar qué sector financiero podría requerir el México de nuestros hijos, qué arquitectura, funciones, y regulación debería tener éste para servir mejor al bienestar de los mexicanos y al desarrollo del país

Bernardo González Rosas / Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores / Heraldo de México
Bernardo González Rosas / Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores / Heraldo de México

La planeación estratégica es uno de los pilares de la buena administración. A partir de ese ejercicio en el cual se plantean objetivos, metas y planes de acción de una organización, ésta traza su rumbo en el corto, mediano y largo plazo de forma que pueda cumplir con su razón de ser.

En 2014, cuando todavía era vicepresidente de política regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), pensamos que era necesario hacer un ejercicio de planeación no sólo para la institución, sino para el sector financiero mexicano, particularmente ante el tan cambiante entorno regulatorio y comercial a nivel mundial.

La Reforma Financiera recién se había emitido, pero era necesario seguir pensando hacia adelante. Era necesario identificar qué sector financiero podría requerir el México de nuestros hijos, qué arquitectura, funciones, y regulación debería tener éste para servir mejor al bienestar de los mexicanos y al desarrollo del país. Si lo queríamos hacer bien, tomaría su tiempo. Tomó cuatro años exactamente.

El estudio prospectivo del sistema financiero, elaborado por la dirección general de estudios económicos de la Comisión, incluye un diagnóstico de distintas áreas del sector.

Fue realizado a partir de más de 100 entrevistas con autoridades, miembros de la industria y expertos, y de análisis estadísticos y econométricos utilizando información administrativa de los distintos sectores que supervisamos. Cada sección aborda sugerencias propias, de otras autoridades y de la industria para atender las brechas y oportunidades encontradas a partir de éste.

Los resultados permiten dar más herramientas para tomar decisiones y da luz sobre diversos aspectos del sistema financiero. Aquí un par de ejemplos:

Una pregunta frecuente es ¿cuántos bancos debería haber en México para que haya servicios suficientes, para que haya más competencia y de qué tamaño debieran ser?

En México tenemos 51 bancos, pero también 44 sociedades financieras populares y 159 sociedades cooperativas autorizadas. A raíz del análisis, se demuestra la necesidad de más instituciones, pero con diversas características, como amplia capacidad financiera y técnica, de forma que se pueda seguir aumentando la inclusión financiera de Mipymes (Micro, pequeñas y medianas empresas) y de grupos excluidos, pero de forma sustentable.

El sector bursátil es pequeño para el tamaño de la economía, tanto en número de empresas listadas como en valor de capitalización. En México hay casi 140 emisoras de capital, mientras que en Chile o Perú hay más de 200, y en Brasil más de 300. Además, las emisoras en México son grandes, por lo que se recomiendan diversos mecanismos para atraer a más participantes y de menor tamaño.

Esto y mucho más podrán encontrar en el estudio del cual nos enorgullecemos de haber planeado, realizado y hoy finalmente poder publicar. Se trata, desde mi punto de vista, de uno de los ejercicios más serios en materia de estudios del sector financiero que se haya emprendido en la institución.

 

PRESIDENTE DE LA COMISIÓN NACIONAL BANCARIA Y DE VALORES

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual