Salvador Guerrero Chiprés: Vinculación e inteligencia son las claves

Hay pendientes desde el gobierno, entre los que se cuentan mantener la coordinación, depurar las mafias en el sistema de procuración de justicia y las malas prácticas institucionales, fortalecer el estado de fuerza y acabar con la simulación

salvador-guerrero-chipres
Salvador Guerrero Chiprés, Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México

En las mesas empresariales, en las comidas familiares y en los eventos públicos de la Ciudad de México hay una aspiración común: mejorar las condiciones de seguridad. Lamentablemente no existe una fórmula mágica para lograrlo, pero sí hay una palabra clave para entender cómo es que cada uno de nosotros podría tener un papel protagónico en alcanzar ese objetivo. La palabra es vinculación.

Ayer, en las páginas de este diario, el secretario de Seguridad Ciudadana respondió contundente y concreto a la pregunta de qué se necesita para enfrentar las violencias en la capital. Inteligencia y coordinación, dijo en el marco de los primeros 100 días de una administración que se ha empeñado en el análisis, comprensión y operación para reducir la incidencia delictiva. De lunes a domingo.

Dos delitos ya muestran un punto de inflexión, de acuerdo a los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Procuraduría General de Justicia capitalina y el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la ciudad. Se trata del homicidio doloso y el robo de vehículo, curiosamente también los que tienen menos cifra negra, y en los que hay reducciones de alrededor de 10% comparando enero de 2019 con diciembre de 2018. Claro que no es suficiente. Las amenazas a la seguridad son cotidianas. Robo y extorsión aparecen relativamente constantes en los datos y en las percepciones.

Hay pendientes desde el gobierno, entre los que se cuentan mantener la coordinación, depurar las mafias en el sistema de procuración de justicia y las malas prácticas institucionales, fortalecer el estado de fuerza y acabar con la simulación. En la cancha ciudadana también queda mucho por hacer. En especial, aquello de vincular para apoyar en la parte de la estrategia hacia una ciudad segura que está relacionada con la reconstrucción del tejido social. Vincular para dar oportunidades a las niñas, niños y jóvenes que por su contexto han crecido creyendo que no les queda de otra.

De esa convicción nace el proyecto que el martes convirtió al Antiguo Palacio del Ayuntamiento en una cancha en las que decenas de medallistas olímpicos, como Daniel Aceves y Joel Sánchez; campeones mundiales de boxeo, como El Púas y La Chiquita; luchadores, como Atlantis y Sanely, dijeron sí a la misión de ser embajadores deportivos para poblaciones vulnerables con alta incidencia delictiva. Es una iniciativa que entre la Fundación Harp Helú y el Consejo Ciudadano para operar, a través de los programas sociales del Gobierno de la Ciudad, especialmente con Pilares y las Olimpiadas Comunitarias que organizará Indeporte. Fue presentado por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien sabe que no se puede disminuir la delincuencia si no hablamos del rescate de los jóvenes, y su acceso a derechos como la educación, la cultura y el deporte.

Embajadores sociales y deportivos a favor de la seguridad y la justicia está construido sobre las expectativas de todos de ser parte de una comunidad que se construye en torno a la recuperación de valores cívicos asociados al deporte.

El reto, como si fuera ahora nuestro deporte favorito, es vincular para coadyuvar en conquistar esa medalla de la ciudad más segura del país.

 

Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México

@GUERREROCHIPRES

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPosdata

Posdata