Vicente Fox, 20 años después

Su gobierno quedó a deber, lo caracterizaron los dislates y torpezas

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Sorprendió a algunos que el expresidente Vicente Fox regresara fast track al partido que lo llevó a Los Pinos. Aunque ya se venía negociando su reincorporación, el festejo —tardío— del 80 aniversario del Partido Acción Nacional fue el marco propicio. Sin duda, el PAN logró su primer objetivo: colocar a Fox en la agenda política y ubicarlo como su estratega y estandarte de la oposición frente a la avasallante figura de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, creo que hay una pregunta obligada, ¿aquel de las tepocatas y las víboras prietas es el mismo que ahora quiere darle en la madre a la Cuarta Transformación? El imparable y popular Vicente Fox que arrebató la candidatura presidencial al PAN no tiene el mismo empuje de hace 20 años. Llegó a la Presidencia de la República con 58 años de edad, hoy tiene 78. Pero no sólo lo desgastó el transcurso de dos décadas. Su gobierno quedó a deber, lo caracterizaron los dislates y torpezas. Los panistas —con razón o sin ella— le reclaman no haber destruido al PRI. Permitió una injerencia sin precedentes a su esposa, Martha Sahagún. Incluso, acuñó al término la pareja presidencial en la toma de algunas decisiones. Hasta hoy persisten las sospechas de corrupción en los hijos de su esposa. Fue muy desaseado en el manejo de su sucesión y entregó el país con niveles de inseguridad sin precedentes. Pagó una parte del costo político por la violencia en el gobierno de Felipe Calderón. Y por si fuera poco, en la siguiente elección presidencial apoyó públicamente al priísta Enrique Peña Nieto.

El año pasado emprendió una ofensiva abierta para evitar el triunfo de López Obrador. Claramente fracasó. Se erigió como el vocero de la oposición y los críticos del Presidente en Estados Unidos y todos los sitios donde le dieron foro. Hizo de las redes sociales su escaparate para continuar criticando a AMLO con poco éxito. Sus obuses, lejos de cimbrar a la 4T, fueron ignorados una y otra vez. Incluso, causaron ternura.

Ante los panistas, Fox aseguró: Ya me reuní con Calderón, con Margarita, con Alito, ya me reuní con los Chuchos del PRD y vamos a cabalgar de nuevo. Sin embargo, Alejandro Moreno, presidente del PRI, lo desminitó, aunque dijo estar dispuesto a dialogar para construir la oposición todos juntos en favor de México. Nadie más ha confirmado su presunto encuentro con Fox.

•••

BON APPÉTIT: Los senadores analizarán hoy las leyes secundarias de la Reforma Educativa de la 4T y trabajarán bajo la presión de la disidencia magisterial. La CNTE mantiene rodeado el Senado para vigilar que no se le cambie ni una coma a las leyes que ellos mismos palomearon. El senador Ricardo Monreal, líder de la bancada de Morena, dialogó con los demás grupos parlamentarios para acordar los términos del debate. Habrá respeto a las manifestaciones y expresiones; legislaremos en libertad y con apego a principios, dijo.

Dicharachero, buscapleitos, vulgar.

POR ALEJANDRO CACHO

[email protected] 

@CACHOPERIODISTA

abr

¿Te gustó este contenido?