Venezuela y su crisis petrolera

Venezuela tiene reservas petroleras estimadas y probadas que podrían llegar a 300 mil millones de barriles

José Carreño
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

El presidente Nicolas Maduro afirma que la raíz del actual problema venezolano es el petróleo y las ambiciones sobre las reservas de hidrocarburos de Venezuela.

Es posible que tenga razón, aunque tal vez debería agregar la ineptitud y deudas de su gobierno, así como sus propios reclamos y acciones sobre los hidrocarburos en las costas de Guyana.

Sea por designio o por un intento oportunista de excitar el patriotismo venezolano, Maduro entró de hecho en un juego de apuestas muy altas cuando comenzó a agitar los sables alrededor de los descubrimientos petroleros en aguas de Guyana, y al hacerlo, se hizo participante de una situación para la que no estaba ni está preparado.

Venezuela tiene reservas petroleras estimadas y probadas que podrían llegar a 300 mil millones de barriles, pero su nivel de exportaciones se encuentra a la baja: 1.24 millones de barriles diarios durante 2018: de ellas, 41 por ciento fueron a Estados Unidos y tal vez otro tanto fue a Rusia y a China para pagar adeudos del gobierno.

El gobierno de Maduro afirma que la crisis se debe a que los imperialistas ansían controlar las reservas petroleras venezolanas, aunque, en alguna medida, comenzó hace poco más de una década, cuando el entonces presidente Hugo Chávez decidió hacer a un lado a los tecnócratas que estaban al mando de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y provocó una desbandada de administradores y técnicos.

En mayo de 2005, Chávez afirmó que dicen los golpistas petroleros que (la caída en la producción es porque ellos se fueron, que ellos eran los únicos que podían manejar esa empresa. No. Casi la desbaratan, además, el plan que tenían era para privatizarla ¡(pero) no volverán! PDVSA hoy está en manos de la patria.

Pero en esa época, Venezuela producía más de tres millones de barriles diarios de petróleo, a precios que oscilaban alrededor de los cien dólares por unidad y le daban una formidable tesorería.

Pero ahora, el cambio de política estadounidense hacia una real agresividad contra el régimen de Maduro, le cortó la entrada de 4 por ciento de los ingresos por exportación.

Paralelamente, el gobierno de Maduro decidió reencender un viejo diferendo territorial que quién sabe si no estuvo motivado por las reservas, que ya se sabe, existen en la vecina Guyana. Ciertamente, hay un reclamo histórico venezolano sobre la región del Esequibo, que no sólo representa la mitad del actual territorio guyanés, sino también derechos importantes de soberanía marina.

En diciembre pasado la Armada venezolana interrumpió actividades de exploración de la empresa Exxon en aguas que Guyana considera suyas y que Venezuela reclama como propias. Lo que se sabe por ahora es que las reservas guyanesas son de por lo menos cinco mil millones de barriles y algunos auguran un periodo de bonanza para el pequeño país sudamericano.

Pero eso está condicionado en alguna medida a las acciones del notablemente ideologizado y espectacularmente inepto gobierno de Maduro.

 

[email protected]

@carrenojose1

¿Te gustó este contenido?