Venezuela, y la doctrina que nunca murió

Sólo vea cuánto daño le hicieron a Cuba, y cuánto daño los cubanos y los rusos le hicieron juntos a Venezuela

Armando Guzmán /  El qué y porque desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

El miércoles me pegó en la cara escuchar a John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, decir: … Los rusos gustan de meternos el dedo en el ojo, es un juego de poder, por esa razón estamos desempolvando la Doctrina Monroe…Que los cubanos piensen seriamente el rol que están jugando.

Bolton hablaba de la crisis en Venezuela, y de que los rusos tienen la nariz metida en las Américas otra vez. Gracias, Cuba, por provocarlo.

Por eso la invocación de la vieja doctrina de 1823 emitida por el presidente James Monroe. Sí, ya sé que en México esto no nos hace gracia y que en todo el continente hemos siempre interpretado esta doctrina infame como, América para los estadounidenses. Pero ése es el punto, no tenemos por qué dejar que sigan manipulando al continente, y si a usted no le gustan los gringos, seguramente los rusos le gustarán menos.

Sólo vea cuánto daño le hicieron a Cuba, y cuánto daño los cubanos y los rusos le hicieron juntos a Venezuela.

El corolario de la famosa Doctrina de James Monroe de 1823 ocurrió en 1904 con el presidente Teddy Roosevelt, proclamando que Estados Unidos tenía el derecho de bloquear los intentos europeos de recolonizar el hemisferio occidental. Y también el derecho de asumir el control y meter en forma a cualquier nación en el hemisferio culpable de irregularidades crónicas o comportamiento incivilizado, (comunista).

Con eso EU justificó intervenir las aduanas de República Dominicana asustando a Italia que pretendía apoderarse de la mitad de la isla de Española. Después vinieron las invasiones a Haití en la otra mitad de la Isla y más tarde, Nicaragua.

Y no se olvide del senador Henry Cabot Lodge que en 1912 le ladró con tanta fuerza a los empresarios japoneses dispuestos a comprar vastas áreas de la Baja California mexicana, que se fueron corriendo.

Señoras y señores, en el 2019, eso es inaceptable. No somos colonias de nadie, ni vamos a tolerar que John Bolton se adueñe del continente. Pero ojo, si vamos a sonar las alarmas, sonémoslas también por los rusos que usando a los idiotas útiles y los cuentos del idealismo de izquierda y los derechos de los pueblos y los trabajadores, han hecho ya tanto daño.

Rusia esta metida en Venezuela, porque enemigo de mi enemigo es mi amigo y porque hay dinero y negocios en juego.

Mike Pompeo, el Secretario de Estado, le dijo el miércoles a Fox News y a CNN, que Nicolás Maduro estaba ya dentro de un avión listo para desertar y refugiarse en Cuba, cuando los rusos le ordenaron bajarse del avión, ponerse lo que le queda de pantalones, e irse a defender desde Miraflores los intereses petroleros de Rosneft la empresa rusa de petróleo de Vladimir Putin.

Conclusión: es tan nocivo un demonio como el otro. Y no crea usted lo de invadir Venezuela, en Washington nadie lo considera seriamente. Lo que sí están decidiendo para salir de la crisis es cómo un próximo gobierno venezolano cumpliría los compromisos de petróleo que existen con los rusos.

*Periodista

[email protected]

@armandoreporta

¿Te gustó este contenido?