Venezuela… ¿Bahía de Cochinos 2.0?

La conveniencia política y la necesidad de reelección obligan a Trump a buscar la salida de Maduro

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

WASHINGTON. La situación de Venezuela en 2019 hace que algunos viejos cubanos recuerden la desastrosa invasión de Bahía de Cochinos en 1961.

En aquella ocasión una fuerza militar compuesta por exiliados cubanos, la Brigada 2506, llegó a Playa Girón, en la isla de Cuba, con la idea de apoderarse de terreno, ocupar tal vez una ciudad y desarrollar una guerra de guerrillas contra el régimen de Fidel Castro.

Auspiciados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en un programa aprobado por el gobierno de Dwight Eisenhower, los exiliados eran en parte exmiembros de las Fuerzas Armadas Cubanas.

La operación duró menos de tres días, del 18 al 20 de abril, cuando los invasores, carentes del apoyo que los estadounidenses les habían prometido, sin verdadero eco popular y frente a las bien motivadas y pertrechadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, debieron rendirse.

Al margen de la superioridad militar, los exiliados o muchos de ellos nunca dejaron de responsabilizar al nuevo presidente John F. Kennedy y a su secretario de Estado, Dean Acheson, del desastre. Y desde entonces y durante los siguientes 40 años, la influyente población cubana en el electoralmente importante estado de Florida es prorepublicana y trata de empujar la política exterior estadounidense hacia la derecha.

Y ahora Venezuela puede ser el nuevo símbolo de una política dubitativa.

Ésta podría ser otra Bahía de Cochinos en lo que respecta al sentimiento cubano, dijo Al Cárdenas, expresidente del Partido Republicano de Florida, en declaraciones a The Washington Post.

De acuerdo con el diario, Cárdenas opinó que si Maduro es derrocado, el nombre de Trump es oro en el sur de Florida , pero si no, lo va a lastimar.

Más aún, reportes de la prensa estadounidense consignan que según republicanos de la Florida, la política del presidente Trump en Venezuela corre el riesgo de crear problemas políticos en el estado que debe ganar, donde el destino de esa nación latinoamericana es sumamente importante para las grandes comunidades de inmigrantes venezolanos y cubanos.

En otras palabras, tratan de que la conveniencia política y la necesidad de reelección obliguen al gobierno Trump a buscar la salida de Maduro.

Una intervención militar estadounidense, o de donde sea estaría fuera de lugar, tanto como una invasión tipo Bahía de Cochinos y peor aún, fuera abandonada a fin de cuentas.

El hecho en todo caso es que Estados Unidos parece estar ante un dilema político intratable: Trump, desde su campaña, se manifestó contra acciones militares pero sus asesores pusieron el tema como una de las opciones respecto a Venezuela, y ahora pueden verse ante la alternativa de cumplir o quedar como bravucones.

Pero al cumplir sus amenazas enfrentan toda una serie de reacciones negativas, dentro y fuera de Estados Unidos, en los prolegómenos de una campaña presidencial.

[email protected]

@CARRENOJOSE1

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo