Valentín Díez Morodo será taquero

Viene una nueva oleada de impulso empresarial de altos vuelos a temas mexicanos. Así como lo hicieron en su momento Alfredo Harp, con el empuje que dio a la conservación de Oaxaca; Alberto Baillères, con la adquisición de plazas y empresas taurinas en España y México; Ricardo Salinas Pliego, con la potenciación de la orfebrería en plata; o Roberto Hernández, con el rescate de varias haciendas en la Península de Yucatán; surgen ahora iniciativas que renuevan la idea de que lo mexicano hay que preservarlo y universalizarlo. Y si esto ocurre con un respaldo empresarial sólido, la calidad está garantizada.

Uno de los grandes empresarios que ha decidido cobijar una bandera mexicana con muchísimo potencial es Valentín Díez Morodo, quien ha comprado recientemente una taquería en Madrid, y piensa incrementar el reconocimiento y la preferencia de los comensales españoles por la comida mexicana, y particularmente por el taco.

Valentín no partirá de un espacio vacío. Al parecer, en Madrid existen más de treinta taquerías que han ganado prestigio y han posicionado al taco como un platillo de predilección. Entre esas taquerías están Mi Ciudad; Tacos Chapultepec; María Bonita Taco Bar; La Taquería de Birra; Taquería La Lupita; La Antigua Taquería; y La Tacoteca, entre decenas más que han inundado la capital española. Pero no al ritmo que quiere Valentín, quien ya vio el potencial y hasta reclutó a una funcionaria mexicana avecindada ahí para desarrollar el negocio. Una ventaja adicional es que se ha resuelto el tema de los ingredientes, y ya se puede garantizar una calidad equivalente en los insumos que se pueden adquirir ahí.

Lo que hará Díez Morodo —como lo hizo con la cerveza Corona antes de vender Grupo Modelo— será heroico: universalizará el auténtico taco mexicano. Este platillo insignia no ha tenido la suerte de sus equivalentes de otras naciones, como el sushi japonés, la pizza italiana o la hamburguesa estadounidense, que están por todo el mundo. El movimiento de Valentín tiene todo para ser la piedra angular que eleve al taco a ese escalafón global.

Pero Díez Morodo no es el único. Otro empresario también está haciendo lo propio con el tequila. Se trata de Juan Gallardo, que ha decidido lanzar una marca llamada Volcán de mi Tierra en alianza con la poderosa empresa global de artículos de lujo LVMH, que posee las marcas Moët & Chandon, el vodka polaco Belvedere, o las marcas de artículos de lujo Louis Vuitton, Fendi, Christian Dior y las maletas Rimowa —entre decenas más—. Gallardo está lanzando esta misma semana el ‘Batch #1’ y para ello convocó a México al presidente de Moët Hennessy, Christophe Navarre. Este tequila, manejado por LVMH, está destinado a ser un artículo de ultra lujo. La destilería de Jalisco donde se produce ha sido completamente renovada.

 

 

¿Te gustó este contenido?