¿Va mal la 4T?

Entre diciembre y febrero, los primeros tres meses de esta administración, suman 8 mil 524 asesinatos en el país

Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México
Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México

Una sensación incómoda se percibe entre quienes tenían fe en cambios rápidos en la forma de gobernar en México. En círculos académicos, empresariales, políticos y algunas sobremesas preguntan si va mal la llamada Cuarta Transformación.

Los más optimistas dirán que es muy pronto para modificar lo que en décadas se hizo mal, pero hay puntos válidos para cuestionar la eficacia y hasta la legalidad de ciertas decisiones que se han tomado en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador que no han dejado una buena impresión dentro y fuera de nuestras fronteras. Tomemos unos cuantos ejemplos. Esta semana se cristalizó el nombramiento del general Luis Rodríguez Bucio como comandante de la nueva Guardia Nacional. La ley señala que el mando de este cuerpo debe ser un civil, pero desde hace días el Presidente dejó muy claro que nombraría a un militar al frente. No engañó, nunca ocultó sus intenciones. Pero no se cumplió con la ley.

Similar el caso de las ternas que propuso para la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Si bien no cayó en ninguna ilegalidad, la llegada de Yasmín Esquivel, esposa de José María Riobóo, rayó en el conflicto de interés por la cercanía del empresario al Presidente. En materia de seguridad, las cifras de homicidios —muy debatidas ayer en la mañanera— revelan que no hay todavía una reducción en el desastre heredado por el sexenio anterior. Suman 8 mil 524 mexicanos muertos entre diciembre de 2018 y febrero de 2019 en hechos relacionados a la delincuencia organizada. No es mucha diferencia a lo que vivíamos.

Podemos sumar lo que especialistas y organizaciones consideran como un desmantelamiento de las instituciones, con la forma en la que el gobierno de la 4T ha procesado las sustituciones de integrantes de organismos autónomos.

También agregaríamos los debates sobre Pemex, las refinerías o las contradicciones con el equipo de la Secretaría de Hacienda. La forma en la que la CNTE descarriló la Reforma Educativa o la política exterior.

¿Va mal la 4T? Serán las cifras macroeconómicas y de seguridad las que lo corroboren o rechacen, esas son implacables. En cuanto al poder que ostenta, controlando al Poder Legislativo, el acecho del poder judicial y organos autónomos y sobre todo, las formas que emplean, hay sus dudas. Antes, con eso bastaría para empezar una encarnizada guerra de críticas contra el gobierno en turno, pero sin rivales a la vista, las cosas podrán seguir igual.

CONTRASEÑA: Hace una semana, en la celebración cumpleañera de Diego Fernández de Cevallos, reapareció Ricardo Anaya, a quien no se le veía desde que terminó la campaña presidencial. Se quedó hasta tarde conviviendo con los invitados y permitió muchas fotos. Cuando le pregunté si ya le habían llamado de Palacio Nacional para la reunión con el Presidente a la que sería convocado al igual que José Antono Meade, me dijo No y agregó: Además ni iría.

*Por vacaciones, este Acceso Libre se cierra hasta el sábado 26 de abril.

 

[email protected] @CARLOSZUP

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPosdata / Alarcón / El Heraldo de México

Posdata