Urzúa y las afores

El próximo gobierno perseguirá una reforma al sistema de pensiones, quizá durante la segunda mitad del sexenio

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Una de las aclaraciones más urgentes que la gente necesita escuchar del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador es cuál será su política respecto de las afores. ¿Se incrementará la aportación obligatoria?; ¿cuál es el plan para homologar todo el sistema de pensiones hacia el modelo de cuentas individuales?; ¿cómo se estructurará la Consar?; ¿habrá o no cambios al régimen de inversiones?… y un sinfín de preguntas más que tienen nerviosos a patrones, afores y, sobre todo, a trabajadores.

La aclaración debe venir de Carlos Urzúa, el próximo secretario de Hacienda, quien ya ha esbozado en días recientes que efectivamente el próximo gobierno perseguirá una reforma al sistema, quizá durante la segunda mitad del sexenio.

Hasta la fecha lo que trasciende, más lo que sale por aquí y por allá en relación con el tema, es lo siguiente: (1) La contribución obrero–patronal a la cuenta de retiro del trabajador es de 6.5%, lo cual es insuficiente y se tendrá que incrementar; (2) los patrones temen que sean las empresas las únicas que, tras una reforma, tengan que realizar un incremento en la aportación de cada cuenta; (3) hay bombas de tiempo en sistemas de pensiones colectivos que aún persisten, como los de las universidades estatales, que acumulan pasivos por más de 257 mil millones de pesos; aunque el pasivo laboral del sector público en su conjunto es de varios billones de pesos; (4) se incrementará la edad de retiro a 68 años; (5) el saldo acumulado de las afores, que es de más de 3.3 billones de pesos, sigue siendo una tentación para que AMLO quiera usarlo para sus proyectos de infraestructura, y los empresarios y trabajadores quieren saber definitivamente si el gobierno se meterá con ese dinero o no.

Ayer el presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez, reveló una comparación muy interesante citando datos del Thinking Ahead Institute: los fondos de pensiones más grandes del mundo tienen portafolios que privilegian la inversión en acciones (46.3%) mucho más que las afores mexicanas (32%). A su vez, los fondos internacionales destinan 36% a invertir en bonos (es decir, renta fija); mientras que las afores en México destinan 70% a ese tipo de inversión. ¿Qué significa esto? Que los grados de libertad para invertir de los fondos más grandes son mucho mayores que las afores mexicanas.

¿Qué política definitiva tendrá el próximo secretario de Hacienda respecto de las afores y pensiones? No se sabe. Lo que sí se sabe es que el nerviosismo crece, y crece…

BECHTEL REFINERÍA

Bechtel, la estadounidense interesada en el proyecto de AMLO, registra ingresos anuales por Dlls. $ 33 mil millones, y ha logrado contratos anuales para nuevos proyectos por Dlls. $ 15 a Dlls. $ 21 mil millones. Hace desde plantas nucleares en Reino Unido hasta los túneles del metro de Riad.

 

[email protected]

@SOYCARLOSMOTA

¿Te gustó este contenido?