Urzúa camina en terreno minado

La SHCP tendrá dificultades para cumplir las promesas de AMLO por la estrechez de los ingresos gubernamentales

Carlos_Mota
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Dudo mucho que el secretario de Hacienda Carlos Urzúa se imaginara apenas en noviembre que, antes de que el nuevo gobierno cumpliera 100 días, tendría una fabulosa colección de adversidades que sembrarían una mina financiera potencialmente explosiva cada semana. Desde la cancelación del Nuevo Aeropuerto y el elevadísimo costo que conllevó cancelar los bonos y la Fibra E, hasta nimiedades como el avión presidencial costando millones por estar estacionado sin interesados en adquirirlo. Todas las decisiones de Andrés Manuel López Obrador llevan a Hacienda.

Pero Urzúa está, ni hablar, en esa situación. La agregación de decisiones económicamente desconcertantes por parte de AMLO ha dejado la oficina de Hacienda en Palacio Nacional como si fuera el paralelo 38 Norte entre las dos Coreas —donde yacen más de 2 millones de minas—.

Hacienda se va quedando con un margen de maniobra cada día más estrecho. Sus tensores son tres: (1) las prioridades de su jefe; (2) la estrechez de los ingresos gubernamentales; y (3) la presión de los mercados internacionales.

En cuanto a lo primero, Urzúa no puede esperar que AMLO cambie prioridades (antes muerto, porque me canso ganso).

A su vez, los ingresos del gobierno están presionados, con la recaudación fiscal cayendo, como la estrepitosa caída de 12.3 por ciento en la recaudación del Impuesto al valor Agregado (IVA) en enero, según el informe de la propia dependencia.

Pero el tercer tema, los mercados internacionales, era lo que Urzúa aún tenía bajo control y le daba margen a toda la operación hacendaria… hasta el viernes, cuando Standard & Poor’s puso en perspectiva negativa la deuda soberana.

Dijo S&P, en uno de los párrafos más lapidarios : varias de las acciones de la actual administración han afectado la confianza del sector privado y podrían presionar a la baja las expectativas de crecimiento económico e inversión en el mediano plazo. Esto incluye la cancelación de contratos con privados para la construcción de un nuevo aeropuerto que serviría a la Ciudad de México, y reemplazaría al existente.

Además, la administración planea cambiar la ley sobre consultas públicas (lo que requeriría un cambio constitucional) para permitir votaciones públicas más frecuentemente sobre una amplia gama de temas.

Y no, ninguna mina ha explotado en Hacienda —y todos cruzamos los dedos para que no ocurra—; pero alguien parece haberle quitado el seguro a la primera granada en el campo de guerra financiero. ¡Uf!

GENOMMA LAB

Importante opinión de Fitch sobre la empresa de Rodrigo Herrera. La calificadora dijo que la compañía conserva una estructura reducida de costos y gastos de operación que le permite mantener márgenes operativos relativamente altos para su industria, y aplaudió su diversificación geográfica: las operaciones fuera de México representaron 60 por ciento de los ingresos consolidados.

 

 

[email protected]

@soycarlosmota

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas