Un Paquete Económico muy optimista

Todos queremos que a México le vaya bien, pero debemos trabajar para ello basados en datos realistas

Vanessa Rubio  / Heraldo de  México / Columna Editorial
Vanessa Rubio / Heraldo de México / Columna Editorial

El pasado 8 de septiembre, el Ejecutivo federal entregó al Congreso de la Unión el Paquete Económico 2020.

Este paquete se antoja muy optimista sobre todo porque lo propuesto a estas mismas alturas del año pasado no se ha cumplido. ¿Y por qué no se han materializado las metas y ha habido un subdesempeño? Porque durante este tiempo se fueron tomando decisiones que cambiaron el rumbo de nuestra economía que hoy crece a tasas inferiores a cero. Ello obedece principalmente a dos razones: la cancelación del aeropuerto que generó gran incertidumbre para los inversionistas que crean empleos y dejaron de hacerlo (a marzo la tasa de desocupación se ubicó en 3.56%, su nivel máximo en 28 meses); y las decisiones relacionadas con echar para atrás cambios de fondo al sector energético, sobre todo en Pemex, lo que ha implicado meter y meter recursos públicos a la empresa en vez de destinarlos a la salud, la agricultura, la investigación o el medio ambiente.

Además de no cumplirse la meta de crecimiento económico de 2% (reitero que estamos debajo de cero), el balance primario (superávit) se está deteriorando para el 2020 y en vez de ser 1.3% como lo establecieron en abril de este año, ahora nos indican que será 0.7%; los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) para 2019, nos dijeron que serían de 2.5% este año y nos informan que se deterioran a 2.7% y que en 2020 se deteriorarán de 2.1% a 2.6%. Por su parte, el Saldo Histórico de los RFSP también se deteriora en 2019 y en vez de ser el prometido 45.1%, será de 45.3%, es decir, nuestra proporción de deuda como porcentaje del PIB aumentará este 2019 y también en 2020 que en lugar de ser 45.1% será de 45.6%.

Tampoco se cumplirán este año las metas de ingresos tributarios (serán inferiores en 4% que en pesos son 135 mil millones de pesos menos); ni las de ingresos petroleros (que serán 16.7% menores, que en pesos representan 107.6 mil millones de pesos menos); ni la de la plataforma petrolera (que será 9.52% menor, lo que significa 176 mil barriles diarios menos).

Y estos tres elementos que no se cumplieron este 2019, se espera crezcan sin un sustento claro para el 2020.

Por todo lo anterior es que nos parece que el calificativo del Paquete Económico es de ser demasiado optimista. Todos queremos que a México le vaya bien, pero debemos trabajar para que ello suceda basados en datos realistas y en metas cumplibles. El cierre de 2019 será por demás complicado y para el siguiente año, habrá una volatilidad e incertidumbres muy riesgosas a nivel internacional con la evolución de pronóstico reservado de: Brexit, guerra comercial EU con China, crecimiento en EU (particularmente su sector industrial que es el demandante de nuestras exportaciones), recesión alemana, moratoria de pagos en Argentina. Y lo que venga…

POR VANESSA RUBIO

SENADORA DEL PRI

@VRUBIOMARQUEZ

edp

¿Te gustó este contenido?