Un PAN sin Manuel Gómez Morín

Manuelito Gómez Morín, nieto del fundador del PAN, será expulsado del partido principalmente por cuatro razones

Un PAN sin Manuel Gómez Morín

Por inverosímil que parezca, el PAN va a prescindir de Manuel Gómez Morín. Vaya, no del chihuahuense fundador del partido y padrino de su doctrina. De ese, y su herencia, ya se deshicieron sus dirigentes nacionales hace mucho tiempo, desde que derrumbaron el andamiaje institucional democrático que distinguió a ese partido y que era atractivo para sus miembros hasta hace un par de décadas, cuando entre todos tomaban las decisiones más importantes, como la votación de sus candidaturas.

Un homónimo, y heredero, es quien nos ocupa: el naucalpense Manuel, nieto del histórico líder, hijo de Juan Manuel Gómez Morín Casilda Martínez del Río, y miembro de la élite conocida como La familia feliz (donde se contaban los Landerreches, los González Luna, entre otros). Manuelito Gómez Morín, cuya imagen jamás ha sido –ni con esos nombresotes– un referente de liderazgo, ideología o trabajo político en el PAN, será expulsado del partido que fundó su abuelo.

Rondan las hipótesis, pero las razones son cuatro, básicamente: primero, quiso ser candidato a la Alcaldía de Naucalpan en 2015, pero Édgar Olvera ganó esa nominación (y la elección). Ya en campaña, Manuelito fue acusado de apoyar la campaña del candidato priista, David Parra, sin haber dejado al PAN. Segundo: al final del proceso, reclamó que se anulara la elección que ganó su correligionario Olvera, argumentando que no comprobó su residencia. ¡Pum!

Goleó a su propio portería, digámoslo así, y eso lo sanciona  claramente AN (se consideran excluidos aquellos militantes del partido que apoyen a un candidato que haya sido postualdo por otro partido, dicen sus estatutos).  Pero de esa guillotina lo salvó a finales de 2015 su dirigente nacional, Ricardo Anaya, quien intervino para no quedarse con lo último que les quedaba de Gómez Morín (porque la convicción democrática, dijimos, esa ya se ha hecho papilla).

Anaya creyó que eso bastaría para meterlo al redil, pero sólo dejó ver su ingenuidad. Nuevamente, Manuelito se la hizo. La tercera razón: apoya a Margarita Zavala en su aventura independiente, pese a la restricción explícita que lanzó el PAN, arguyendo sus estatutos. Cierto: la norma dice que apoyen a candidatos de otro partido, no independientes, pero el espíritu del reglamento es claro, amén de que se escribió cuando no existía la figura de candidatos ciudadanos.

Y una cuarta razón: recientemente, Manuelito compartió en su perfil de Facebook una columna periodística, en la que tunden a Anaya. Por esos motivos, esta semana se le abrió un nuevo proceso de expulsión y dicen que, de ésta, ni La familia feliz lo salva.

La discusión que abre esta decisión es saber si van a aplicar el mismo criterio y expulsarán, sistemáticamente, a todos los que apoyen a Margarita o a cualquier otro independiente, porque de ser así, hay un claro caso y el siguiente en su lista debería ser el único ex Presidente de México que queda en las filas del PAN.

 

Columna anterior: Testigo de palo

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano