Un mexicano en París revoluciona la movilidad

Paul llegó a París a concluir sus estudios, pero en poco tiempo lo contrataron para hacer estacionamientos subterráneos

Alejandro_Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

LYON. Nos encontramos con Paul Valencia en esta ciudad, la de los hermanos Lumière, donde su empresa, como en otras partes del mundo, está sacando los autos del centro sin prohibirlos. Paul, un mexicano nativo de la Magdalena Contreras, de la Ciudad de México, apareció en Europa a finales del 99, después del paro en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde estudiaba el quinto semestre de Ingeniería.

Llegó a París a concluir sus estudios, pero en poco tiempo lo contrató Indigo, una constructora histórica que en los sesenta comenzó a cavar para hacer estacionamientos subterráneos. Se convenció muy pronto de que su misión era quedarse y promover espacios para el futuro.

Destacó tanto que sus jefes le dieron la dirección internacional para el desarrollo de Indigo. Ahora dirige jugosos proyectos en América Latina (México no está en esa sintonía) y China. Ni Paul ni su empresa están en contra del flujo de autos, como pasa en Hamburgo, donde las autoridades prohiben el tránsito en plazas principales.

Eso perjudica al comercio y a la economía, me dice Paul, quien recién estuvo en China en plan de trabajo, donde no se prepararon para el aumento de autos: cada año la flota crece en 30 millones, ninguna otra nación en el mundo tiene esa tasa, ni Estados Unidos que cuenta con la tasa percápita más alta en el mundo.

El esquema que lleva a Asia es el mismo que terminaron en Lyon en 2016: estacionamientos subterráneos. En París, hay 124 estacionamientos subterráneos, a donde los autos son enviados después de dos horas de permanecer estacionados en vías principales, para impedir que otros autos den vueltas y desquicien la vialidad (el 30 por ciento del caos se generá así en las ciudades en el mundo y causa preocupantes graves emisiones contaminantes).

Y no es que se haya resuelto el problema del tráfico porque sigue siendo todo un tema, pero además se ha puesto en marcha el proyecto Gran París Exprés para enfrentar el mañana, donde trabajan de manera coordinada autoridades de gobierno y empresas privadas para construir nuevas líneas del Metro de aquí a 2030 que bordearán la ciudad en vez de cruzarla y donde la empresa de Paul colabora para coordinar sus obras.

Pero también estamos invirtiendo en nuevos proyectos de movilidad en tecnologías y plataformas, dice. De hecho es lo que lo trajo a Lyon para revisar los que ya están en marcha, como patinetas, bicis y motos eléctricas, y estudiar nuevas propuestas de jóvenes. Necesitamos seguir creciendo y alimentando el ecosistema de movilidad, agrega. Antes de despedirse, Paul dice que México, igual que China, se ocupó por infraestructura para conectar ciudades, lo cual está bien, pero que ahora falta planificación urbana.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected]

@ALEXSANCHEZMX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo