Un infierno de buenas intenciones

Donald Trump y su gente anticipan obstáculos para una reelección y nada mejor para distraer a la gente, que amenazan a México con cerrarle la frontera

Un infierno de buenas intenciones

No hay peor infierno hoy, que el de miles de personas a quienes el gobi-erno de Estados Unidos encerró en improvisados corrales de alambre debajo de los puentes de las carreteras que dividen las fronteras entre México y Estados Unidos. Son migrantes centroamericanos desesperados y hambrientos, muchos con enfermedades respiratorias que crecen cada minuto debido el esmog que causan los miles de automóviles que pasan sobre esos puentes.

Mientras usted lee esto las cosas empeoran. Al servicio de inmigración de Estados Unidos se le acabó el lugar en donde poner a estos miles de migrantes que se creyeron el cuento de que Estados Unidos los aceptaría.

Nadie duda que las buenas intenciones de dejarlos pasar por México, fue motivada por humanitarismo. Pero el camino del infierno está pavimentado con buenas intenciones, y este dicho popular nunca ha probado ser más cierto que hoy.

Los espacios bajo los puentes de las carreteras de Texas son en el 2019, la nueva versión de las jaulas de alambre que vimos los pasados tres años y esto hace que mucha gente se vuelva a preguntar.

¿Quién mueve a las caravanas tan eficientemente?

Cómo es que su aparición, que es pavimento del camino al infierno, ¿es siempre tan oportuna?

¿Por qué cuando Trump más los necesita las caravanas aparecen como comparsas en la grotesca comedia negra que es su gobierno?

Considere usted a la siempre oportuna mano negra; el presidente de EU pronto tendrá que enfrentar la verdad de la investigación del fiscal especial. Según Trump el fiscal no encontró una conspiración con Rusia en 2016 para que él ganara la elección, pero como todo lo que Trump dice, esa es una verdad a medias.

El fiscal encontró que tal colusión no existió. Pero la verdad completa escrita en mas de 300 páginas pronto estará en manos de los demócratas del congreso. Trump y su gente anticipan obstáculos para una reelección y nada mejor para distraer a la gente que amenaza a México con cerrarle la frontera para castigarlo por ser cómplice de las tan oportunas caravanas.

Hoy también, muy a tiempo, visitan la Ciudad de México varios congresistas muy influyentes en el nuevo dominio político de los demócratas en la Cámara de Representantes; Eliot Engel, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Jerrold Nadler, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos que van acompañados de otros miembros del congreso. A este mismo grupo que estuvo ya en El Salvador, el Departamento de Estado de EU les notificó el sábado, la cancelación de más de mil 300 millones de dólares en ayuda a Guatemala, El Salvador y Honduras, debido a que estos países no evitan que su gente migre a Estados Unidos.

Conclusión: Hoy estos congresistas en corto, seguramente le contarán al gobierno de México los motivos por los Trump está más errático que nunca, y le dirán también, si las amenazas de cerrar la frontera son de tomar en serio… o no.

*Periodista

 

Por ARMANDO GUZMÁN

[email protected]

@armandoreporta

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo