Un gobierno mentiroso

Para López Obrador, el fin justifica los medios, no le importa mentir cuando así conviene a su proyecto

Un gobierno mentiroso

Yo no sé si López Obrador sea el presidente más mentiroso que hayamos tenido, lo que es cierto, es que diariamente dice una gran cantidad de mentiras.

Es preocupante el silencio de los funcionarios del sexenio anterior, seguramente prefieren no hablar por miedo y es también preocupante que los miembros de su gabinete se queden callados ante tantas mentiras de su jefe.

López Obrador sabe que tiene un alto nivel de credibilidad, por lo que puede decir una cosa y desdecirse al día siguiente, así sucedió con la construcción de la refinería, en donde unas semanas antes de decir que Pemex tenía la capacidad de construirla, había dicho que en México no había la capacidad por lo que se recurría a empresas extranjeras.

Lo mismo hizo con el aeropuerto de Texcoco, había decidido cancelar la obra, pero para que la decisión pareciera popular, convocó a un plebiscito manipulado y mintió al decir que la cancelación se debía a que la mafia del poder quería hacer un nuevo Santa Fe en los terrenos del actual aeropuerto. La decisión de qué hacer con esos terrenos le corresponde a López Obrador como presidente, por lo que también mintió en dar esa razón para cancelar la obra. Mintió también con los costos estimados para construir el aeropuerto de Santa Lucía y el costo será seguramente superior al que se hubiera dado para terminar Texcoco.

Para el Tren Maya han dado cifras irreales sobre el costo del proyecto y sobre el impacto ambiental.

Ha dicho mentiras sobre la economía y no le importa descalificar las proyecciones del Banco de México y del mismo secretario de Hacienda, mintió en cuanto a las cifras de nuevos empleos, mintió sobre los resultados de la recaudación fiscal, mintió al decir que son los pobres los que mantienen la hacienda pública, mintió sobre los resultados en seguridad, el abasto de medicinas, las becas a científicos y deportistas y mintió sobre las condonaciones de impuestos. El Presidente no tiene facultades para condonar impuestos, por lo que mintió con su decreto para renunciar a una facultad que no tiene.

Mintió en cuanto a la Reforma Educativa al no reconocer que la nueva es muy parecida a la anterior, y mintió al aceptar un mando civil en la Guardia Nacional y nombrar a militares en la dirección. Mintió al esconder un párrafo del acuerdo con EU sobre la migración y mintió al decir que con la venta del avión presidencial se va a pagar la Guardia Nacional.

Para López Obrador, el fin justifica los medios, no le importa mentir cuando así conviene a su proyecto político, mintió sobre su residencia cuando quiso ser jefe de Gobierno, mintió sobre su triunfo en las elecciones de 2012 y ha mentido en todas sus campañas presidenciales.

El problema no es que él mienta, el problema es que los miembros de su gabinete son igual de mentirosos, el problema es que nadie descalifica sus mentiras y, sobre todo, que la mayor parte de la población le cree.

Por: Demetrio Sodi

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo