Un gallo francés

El Gran Premio de Canadá vivió una atractiva batalla entre Checo Pérez y Esteban Ocon, generando una polémica que renueva el interés por Force India como la gran escudería emergente


Ya le brincó un gallo a Checo Pérez dentro de su gallinero: se llama Esteban Ocon, un chaval francés de 20 años que se siente capaz de pelear al tú por tú con el piloto mexicano, según quedó demostrado el domingo pasado durante el Gran Premio de Canadá, cuando los dos bólidos de color rosa pelearon por la cuarta posición que les arrebató Sebastian Vettel.

Y lo más significativo es que Checo se ha sentido presionado dentro de Force India por primera vez, luego de cuatro temporadas en las que ha sido el consentido por sus buenos resultados. Ahora tendrá que afianzar su liderazgo dentro de un equipo al que está unido por la realización de un trabajo profesional que los ha hecho crecer juntos.

A toro pasado resulta fácil afirmar que si Checo hubiese cedido su posición a Ocon, éste iba a conseguir superar a Daniel Ricciardo para ganar el primer podio de su carrera, y entregarle un valioso tercer lugar a Force India.

Sin embargo, sí que hubiera sido interesante constatar que la estrategia planificada para el segundo monoplaza de la escudería hindú podía ser llevada hasta sus últimas consecuencias. Pero Checo no lo permitió, sin importar la sugerencia que había recibido desde el pit wall.

Porque la larga permanencia en pista de Ocon, antes de calzar neumáticos superblandos, lo mantuvo con mejores expectativas hacia el final. La eficacia de su conducción y su ritmo de carrera era más agresivo que el del tapatío, que sólo en contados instantes estuvo en zona de DRS para intentar rebasar a Ricciardo… y eso nunca ocurrió. ¿Acaso Checo tuvo envidia de ver a su joven compañero adelante o inclusive ganando un podio antes que él en el presente campeonato?

Aunque Checo haya declarado que no desobedeció ninguna orden del equipo, queda claro que no quiere -y tampoco le conviene- perder terreno ante Ocon, que en Montreal le mostró sus afilados espolones, lo que nunca hizo Nico Hulkenberg cuando fueron compañeros.

En estas primeras siete carreras del año, Ocon le ha estado pisando los talones a Checo. Su consistencia ha servido para reforzar la colocación de Force India en un sólido cuarto lugar en el campeonato de constructores, a 42 puntos de Toro Rosso. A estas alturas del año pasado, Hulkenberg sólo había conseguido puntuar en tres car- reras, mientras que Ocon lo ha hecho en un total de seis, algo que habla muy bien de su desempeño, siendo apenas su segundo año en Fórmula 1.

No hay que olvidar nunca que las carreras de coches deben conservar siempre ese ingrediente de rivalidad como uno de sus principales objetivos, inclusive en el seno del mismo equipo, porque los pilotos son seres que tienen marcado el rasgo de la competitividad en su ADN.

Columna anterior: Noticias ultramarinas

¿Te gustó este contenido?