Un balde de agua fría

De enemigos a socios. Ayer el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un acuerdo comercial con China, quien fue su gran adversario durante cuatro meses, tiempo que duró su campaña electoral.

Para el gabinete económico presidencial en México, la noticia representó un balde de agua fría, Donald Trump está buscando nuevas ventanas comerciales, básicamente socios que le puedan vender carne, pollo, productos agrícolas a un precio más barato.

Es un tema de alerta, los productores mexicanos de algodón deben haber amanecido con un verdadero dolor de cabeza, su principal cliente es Estados Unidos, pero teniendo a Trump como amigo comercial a China (el mayor fabricante mundial de prendas de semilla de algodón con 18,930 toneladas al año) las ventas tienen el riesgo de ir a la baja.

Basta con revisar los datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) que en esa misma situación están los productores de arroz, calabacita, hortalizas, melocotón, jitomate, espárragos, duraznos, coliflor, sandía, tabaco, uva, carne de cerdo, miel y miel en donde el país de la gran muralla es líder en TODO.

Usted juzgue si no representa un riesgo cuando 9 de cada 10 comensales estadounidenses, por ejemplo, consumen brócoli mexicano.

Vaya que urge que comiencen las negociaciones de la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y apremia dar pasos firmes con Japón y países de América Latina porque de qué sirve que productores como los algodoneros cosechen de las semillas más demandadas, si su volumen de venta es 14 veces menor en EU frente a los chinos.

¿Con fines electorales?

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, Al estilo de Donald Trump a la hora de firmar un decreto, utilizó su facultad que le otorga el artículo 44 del Código Fiscal local, de condonar o aplicar descuentos en el pago del impuesto predial que van desde el 25 hasta 50 por ciento en inmuebles que tengan un valor de 976 mil pesos hasta casi dos millones de pesos.

Aclaro, no está mal este apoyo que se le da a la población, al contrario; pero es curioso, que a un año de las elecciones presidenciales y cuando Miguel Ángel Mancera ya ha dicho que está firme para ser candidato, extiende el beneficio fiscal a los capitalinos que viven en una casa o zona residencial media, ¿será que está buscando más votos?

Si su inmueble tiene un valor en su boleta predial de 976 mil a 1.3 millones de pesos el descuento es de 50 por ciento; para los de 1.3 a 1.6 millones de pesos, es de 35 por ciento; y para los de 1.6 millones de pesos hasta dos millones de pesos, podrá deducir 25 por ciento de predio hasta el 31 de diciembre de 2017.

Mancera utilizó esta herramienta legal, que nació para ayudar a los habitantes más vulnerables de la Ciudad; pero si usted habita en una casa, con dichos valores, aproveche que el gobierno capitalino está de buenas.

 

¿Te gustó este contenido?