Tufo autoritario

La tentación autoritaria denota que varios llegaron a saciar su hambre de poder

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

De Baja California a San Lázaro. O de Quintana Roo a Veracruz, pasando por Tabasco. La tentación autoritaria de quienes en nombre de Andrés Manuel López Obrador ya se vieron y quieren servirse con la cuchara grande es mucha.

Hay quienes llegaron a los cargos a saciar su hambre de poder. Los ejemplos se acumulan y vuelven cada vez más necesario, no sólo un manotazo sobre la mesa –como el del Presidente la semana pasada en plena crisis de Morena en San Lázaro-, sino una señal clara desde Palacio Nacional de cero tolerancia a la tentación de romper el orden democrático.

***

Se acaban los dedos de las manos para enlistarlos. La maniobra del Congreso de Baja California de dar al gobernador electo de Morena Jaime Bonilla un mandato de cinco años y no de dos como fue votado, es una burla a los ciudadanos y una patada a la legalidad. La remoción de un fiscal –nos caiga bien o mal- electo por 2/3 partes del Congreso de Veracruz, con el pretexto de no cumplir con la revalidación de su certificado de confianza –violando una suspensión definitiva- a manos de un puñado de legisladores porque resulta incómodo al gobernador Cuitláhuac García, es otro atropello.

La decisión de Morena y sus aliados de adueñarse de la Mesa Directiva en el Congreso de Quintana Roo por los próximos tres años, también es agandalle. Ahí sí llevaron a fondo la intentona que el regaño presidencial frenó en San Lázaro, pese a la ambición –comenzando por Porfirio Muñoz Ledo- de perpetuarse en la presidencia de la Cámara de Diputados.

Lo es, también, maquilar leyes a modo o doblar las existentes para salirse con la suya. La ley Taibo, con la que se benefició a Paco Ignacio Taibo, impedido para ocupar la titularidad del FCE, por ejemplo. O la burla de Octavio Romero Oropeza, que le permitió ser director de Pemex sin cumplir los requisitos de contar con título profesional y experiencia.

***

En los últimos meses avanzan a gran velocidad peligrosas intentonas para, a capricho, hacer trajes a la medida o usurpar posiciones de poder.

Ayer en Tabasco, el diputado por Morena Charlie Valentino, sin pudor ni miedo al ridículo, subió a tribuna a argumentar –es un decir- que la Constitución debe modificarse para permitir que el Presidente se reelija. Les pido a todos los tribunales, a todas las cámaras, remover el artículo 83 de la Constitución, para que quede de esta forma: sufragio efectivo sí reelección. Porque queremos a AMLO seis años más en la Presidencia. Señor Presidente esto es una exigencia de parte del pueblo mexicano, pero si usted no lo quiere tomar como exigencia, tómelo como una súplica, dijo.

Mientras desde Palacio Nacional se dejen correr amagos e intentonas, o no se condenen atropellos a las instituciones y la vía democrática, la puerta estará abierta para que cualquier cosa pueda proponerse, aprobarse y suceder. El riesgo no es menor.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
[email protected]
@MLOPEZSANMARTIN


lctl

¿Te gustó este contenido?