Trump y sus promesas

Ofreció carne cruda a sus seguidores, al pronunciarse por medidas antiinmigrantes más estrictas

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

en menos de 24 horas el presidente Donald Trump dio marcha atrás en su condicional apoyo a una más estricta verificación de antecedentes de compradores de armas, y anunció nuevas medidas contra inmigrantes, incluso la posibilidad de eliminar la ciudadanía por nacimiento.

Trump se había expresado a favor de mejores investigaciones de antecedentes tras las matanzas en El Paso y Dayton, a principios de mes, pero dio marcha atrás luego de una conversación con Wayne LaPierre, director ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y la reacción adversa de algunos de sus seguidores.

A cambio ofreció más carne cruda a esos seguidores, al pronunciarse por medidas antiinmigrantes más estrictas; tanto que probablemente serán cuestionadas judicialmente y posiblemente pierda hasta en una Suprema Corte de Justicia donde los magistrados conservadores son mayoría gracias a sus aliados republicanos.

Todo, en el continuo diálogo que Trump mantiene con sus votantes.

Y para el mandatario —ahora en busca de la reelección en los comicios de 2020— poco hay más importante o urgente que esa conversación.

De hecho, Trump ha hecho todo lo posible por hacerles ver su disposición a luchar por ellos y hacer todo lo que pueda por cumplir sus promesas, destacó del politólogo Bill Schneider.

Ámalo u ódialo, Trump está obsesionado con convertir las promesas de campaña en realidad, o al menos presentar que intentó, escribió Jim VandeHei, de la publicación electrónica AXIOS.

Puede afirmarse que es una cuestión de imagen y percepción, pero la vida política de Trump está construida sobre esa base. Y con ello ha logrado retener —aunque no aumentar— la coalición de votantes que en 2016 le permitió ganar el Colegio Electoral.

Trump ha por lo menos intentado reducir la llegada de inmigrantes indocumentados —no importa que sean peticionarios de asilo—, reducir impuestos, derogar regulaciones, retirar a EU del Acuerdo de París sobre cambio climático o cancelar su participación en el acuerdo comercial Transpacífico (TPP) y renegociar el TLCAN).

Es cierto que no ha tenido éxito en todo, pero ha tratado y eso es lo que interesa a sus votantes. Por ejemplo, está el caso del muro en la frontera con México: sólo obtener un financiamiento parcial de su proyecto le llevó más de dos años y a la fecha no ha logrado sino reparar o renovar algunos tramos de vallas existentes.

Pero de que ha tratado, ha tratado, con esfuerzos altamente visibles. Abandonó, o al menos así parece, la idea de buscar que México pague por la construcción del muro. Pero la promesa sigue ahí.

La campaña electoral 2020 está aún por comenzar formalmente y Trump parece determinado a renovar algunas de sus propuestas o hacer nuevas.

Y por supuesto, recordó AXIOS, aquellas que no se cumplan será por culpa de alguien más, del Congreso, del estado profundo o intereses ocultos.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS
[email protected]
@CARRENOJOSE1

lctl

¿Te gustó este contenido?