¡Trump no va a caer!

Los juristas más importantes de Estados Unidos, dicen que las ansias de los demócratas por acabarlo políticamente le estorbarán a la fiscalía federal más peligrosa que tiene a Trump en la mira

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

Será racista, tramposo y mentiroso para Michael Cohen, pero para millones de estadounidenses es la personificación de lo que siempre quisieron ver en la Presidencia. Por eso, 89 de cada 100 republicanos, su base, lo adora a rabiar y no lo digo yo, lo dicen las encuestas de Gallup y los aplausos con que los conservadores del país lo bañaron el sábado en su convención, por un discurso que duró ¡más de dos horas!

En este ambiente trate usted de juzgarlo por racista, mentiroso y tramposo y la ecuación no sale.

Lo que sí esta por salir, por fin, es el reporte del fiscal Robert Mueller que investigando a Trump, ya metió a la cárcel a quienes formaron en la campaña de 2016 su círculo más íntimo, como el mismo Cohen, como Paul Manafort, como Michael Flynn y Rick Gates. Sin embargo, prepárese para las decepciones. El fiscal podría tener menos delitos contra el Presidente de lo que todos esperan.

Porque si de verdad estuviera encontrando una vasta conspiración con los rusos, estaría encarcelando al círculo íntimo de Trump por eso no por evasión de impuestos, que es por donde finalmente los acorraló.

La pregunta que surge es entonces, ¿Y Trump, también evadió pagar impuestos? Y ahí si hay peligro real para el Presidente, pero muy desvanecido, porque todos los demócratas en el Congreso lo quieren investigar y se están estorbando unos a otros.

Los juristas más importantes de Estados Unidos, dicen que las ansias de los demócratas por acabarlo políticamente le estorbarán a la fiscalía federal más peligrosa que tiene a Trump en la mira; la del distrito sur de Nueva York, los llamados Sheriffs de Wall Street.

Ahí los fiscales han estado investigando a Trump, sus hijos y sus negocios. A diferencia del fiscal especial, el distrito sur que abarca Manhattan, el Bronx y los suburbios del norte, no tiene limite en el alcance de su investigación. Por eso me cuentan que del testimonio de Cohen, a la Casa Blanca le sorprendió saber, que el ya actúa como testigo protegido del distrito sur.

Para la gente de Trump el fiscal Mueller es una molestia más que una amenaza. A quien realmente le temen es al comité de Medios y Arbitrios Ways and Means de la Cámara de Representantes, que si tiene autoridad para, a partir de hoy lunes, examinar las declaraciones de impuestos de Trump y susnegocios.

En la lista de testigos: Allen Weisselberg, el contador principal de todos los negocios de Trump y otros dos ejecutivos, Ron Lieberman y Matthew Calamari, aunque los abogados de los tres no les permitirán testificar en el Congreso sin tener antes total inmunidad. Pero dárselas impediría que los fiscales del distrito sur los expriman por información, por que esa inmunidad los aislaría de ellos.

Conclusión: Trump no va a caer, porque sus pecados dejarían de ser legales y se tornarían políticos. La Cámara de Representantes podría tratar de destituirlo, pero ellos no podrían juzgarlo, eso le tocaría al Senado. Pero antes que ese día llegue, va a tener que nevar en el infierno.

*Periodista

[email protected]

@armandoreporta

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMartha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

La angustia de Andrés Manuel