Trump, más fuerte que nunca

Imagínese usted que en México o en otro país, las leyes permitieran que un investigador con poderes legales extraordinarios tuviera todo en sus manos para investigar a los presidentes actuales...

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

Se acabó la investigación del fiscal (acusador) especial y el resultado es que Donald Trump ni irá a la cárcel, ni perderá la Presidencia.

Imagínese usted que en México o en otro país, las leyes permitieran que un investigador (fiscal acusador) con poderes legales extraordinarios tuviera todo en sus manos para investigar a los presidentes actuales o pasados y pudiera usar en ello las mismas leyes y métodos aplicados para investigar a la mafia.

Imagínese que esas leyes permitieran que ese fiscal pudiera examinar sin limite la conducta legal de esos presidentes, y que cuando no pudiera encontrar falta en una posible violación de la ley, entonces tuviera toda la fuerza legal para investigar otra cosa, aún, si no estuviera relacionada con la primera investigación.

Visualice que el fiscal especial, usa toda esa autoridad para con todo tipo de pesquisas minuciosas, investigar sin limite a la familia, los asociados, empleados y hasta abogados de ese Presidente o expresidente, imagine finalmente que a ese famoso personaje a quien por lo menos la mitad del país supusiera culpable, ahora fuera oficialmente encontrado, no culpable de los cargos. (Ojo) no culpable no es lo mismo que inocente.

¿Entiende usted por qué la mitad de la gente de Estados Unidos está a la orilla de un colapso? Considere usted la rabia de que una investigación que duró 22 meses, y costó 35 millones de dólares resulta en que el acusado, ¡no es culpable!

La ley estadounidense que creo la figura del fiscal especial puso a este investigador bajo la supervisión directa del Fiscal General (Procurador General) de Justicia del país ordenando que, una vez terminada la investigación asignada, el fiscal especial entregue la investigación completa y su resultado al Procurador de Justicia; pero esta ley no obliga a que el Procurador comparta el resultado con nadie, ni siquiera con el Congreso.

Y esto nos lleva al capitulo siguiente de esta investigación.

La Cámara de Representantes (federal de diputados) dominada por la mayoría demócrata contraria a Trump, quiere que él reporte completo sea compartido con la Cámara, y con el país entero. El procurador no estando en obligación de hacerlo, ofreció solamente compartir con el Congreso un resumen de las conclusiones.

Pero los congresistas quieren o todo o nada, y su berrinche es porque no quieren que en esta era de las comunicaciones abreviadas, una sola frase defina a toda esta investigación, y una sola frase califique el rol de Trump en ella. Diciendo Trump totalmente inocente y totalmente mártir.

Conclusión: es cierto que hay otras investigaciones legales que tratarán de hacerle a Trump la vida de cuadritos, pero por ahora como Pancho Pantera este Presidente estará refortalecido. Es cierto que la mitad de EU lo odia con pasión, pero es cierto que para la otra mitad Trump sigue siendo… Fuerte, audaz y Valiiiieeente.

*Periodista

[email protected]

@armandoreporta

¿Te gustó este contenido?