Trump: Made in Mexico

"Nuestros problemas nacen de evitar el ejercer un efectivo control territorial. Más que estar inventando nuevos subsidios, el gobierno debe canalizar los recursos necesarios a gobernar".

Agustín Barrios
Agustín Barrios Gómez / El norteamericanista / Heraldo de México

Por orden de importancia, ganaron Trump, AMLO, y Ebrard. Los tres vieron subir sus bonos políticos el viernes en la noche. En términos generales, México no ganó, pero sí se salvo. EU perdió credibilidad, y mermó su Estado de Derecho. Perdieron los refugiados centroamericanos, aunque seguramente sus países estarán mejor si se va menos gente emprendedora, que son quienes normalmente emigran.

Dos errores de México. Primero, la insistencia en vivir a salto de mata, sin generar capacidad de respuesta ante la recurrencia de las amenazas. Estando en tela de juicio 600 mmdd de comercio y 130 millones de mexicanos, no deja de sorprender que no podamos organizarnos como lo hicimos con el Presidente Salinas cuando México y los empresarios de ambos países cabildearon tan exitosamente a favor del TLCAN. En esa época nuestro país tenía 90 millones de habitantes y menos de 100 mil millones de dólares de comercio con su vecino del norte. Sin embargo, se desplegó un esfuerzo de comunicación estratégica que no sólo logró la aprobación del TLCAN con una mayoría amplia en el Congreso americano. Sino que, también, volteó las encuestas a favor de México. Además, logramos parar a un populista que quería llegar a la presidencia despreciando a México: Ross Perot. Todo por la módica suma de 15 millones de dólares. ¿Por qué no lo estamos haciendo hoy?

Segundo, no hemos entendido que es más barato controlar nuestro territorio que seguir abdicando la responsabilidad de gobernar. Todos nuestros problemas nacen de evitar el ejercer un efectivo control territorial. Más que estar inventando nuevos subsidios, el gobierno debe canalizar todos los recursos necesarios a gobernar. De nada sirve recibir mil 800 pesos al mes para el joven y mil 275 pesos para el abuelo cuando acaban de secuestrar a la hermana.

La genialidad del presidente Trump fue darse cuenta que México está de pechito. En sus campañas pasadas para la Presidencia de EU, no usó a los mexicanos como enemigo, y no logró nada. El 16 de junio de 2015 decidió escuchar a la derecha más radical y echarle la culpa a México de todo. México ni quiso, ni supo, responder. Pero, el entonces gobierno mexicano decidió pactar con su agresor. Gracias a eso, este señor logró la presidencia de EU. El fenómeno Trump fue hecho en México y su éxito depende de nuestra recurrente ineptitud.

Queda claro que México tiene que reducir los flujos de migrantes. El primer paso debió haber sido Tercer País Seguro para mandar una señal inequívoca que no se puede acceder a EU por México. Optaron, por una media solución de aceptar que regresen los migrantes durante su proceso. Una especie de Tercer País Seguro Light.

México tiene que pasar de una actitud de reacción a una proactiva en su relación con EU y tiene que dejar de eludir su responsabilidad de controlar el territorio. Si no lo hace, seguiremos pagando las consecuencias.

AGUSTÍN BARRIOS GÓMEZ*

*Presidente de la Fundación Imagen de México y conductor de ADN40 News

@AGUSTIN BARRIOSG

¿Te gustó este contenido?