Trump, en busca de reelección

Su figura es tan polarizarte que, de acuerdo con sus propias encuestas internas, se encuentra en desventaja

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

El presidente Donald Trump inicia hoy, 18 de junio, su campaña de reelección, en medio de signos negativos, pero con una sólida base de votantes.

Trump inicia su campaña en condiciones muy distintas a las que lo acompañaron cuando se postuló en 2015 a la candidatura presidencial republicana. Esta vez no sólo es el presidente de Estados Unidos, sino que ha logrado mayormente someter, de grado o por fuerza, al aparato de su partido y llevarlo cada vez más a la derecha.

Para su desventaja, Trump no es un factor de unidad para un país políticamente polarizado y basa su campaña en temas profundamente divisivos con migración y seguridad –tintes racistas incluidos–, y libre comercio.

El presidente Trump perdió el voto popular en 2016 y probablemente tampoco lo gane en 2020, pero a cambio el 35-40 por ciento de los votantes que lo siguen se encuentra concentrado en los estados del sur y del centro estadounidense, suficientes para crear una coalición ganadora en el Colegio Electoral, la instancia legal que elige al mandatario estadounidense.

En contra tiene una realidad: su figura es tan polarizarte que de acuerdo con sus propias encuestas internas se encuentra en desventaja frente a cualquiera de los actuales aspirantes demócratas a la candidatura presidencial.

Eso tiene poco significado ahora, a 17 meses de las elecciones en EU, excepto como señal de que puede esperarse una campaña en la que Donald Trump use sus temas de agenda extensamente –y México puede esperar que estará en medio de ellos.

Por lo pronto, como señal de lo que viene, una encuesta de la cadena CBS reveló que para un 70 por ciento de los demócratas, el requisito indispensable para su candidato presidencial será que esté en posibilidad –o al menos pueda ofrecer la convicción– de derrotar a Trump.

Eso parecería simple. Pero hay de momento 24 aspirantes a la candidatura presidencial demócrata y la verdad, hay uno para todos los gustos. O casi.

Además de la variedad ideológica, quizá las principales características sean la abierta inclinación liberal de los postulantes y la cantidad de mujeres fuertes en sus rangos.

Pero está también la posibilidad incluso de una fragmentación de los demócratas, en beneficio directo de Trump.

Por lo pronto, varios análisis políticos en Estados Unidos apuntan a que Donald Trump tratará de explotar las fracturas ideológicas entre las facciones demócratas mientras desarrolla una campaña sobre una base unificada a su alrededor.

El misterio y la posible clave de la elección estaría en su capacidad para hacer crecer esa base. Tiene por lo pronto a su favor una economía en expansión –aunque con señales de problemas–, la capacidad de imponer agenda y según algunos, hasta de crear crisis internacionales, para hacerlo verse bien.

La nueva postulación de Trump augura, como mínimo, que el mundo seguirá en tiempos interesantes. Como aquella vieja maldición china.

POR JOSÉ CARREÑO

[email protected]

@CARRENOJOSE1

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo