Trump, conspirador en jefe

Así supimos que dos allegados a Trump, Roger Stone y Jerome Corsi se coordinaron con WikiLeaks para exhibir y ridiculizar a Hillary

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

La motivación de Donald Trump para coludirse con el gobierno ruso no sólo fue la Presidencia, fueron también cientos de millones de dólares.

Aunque Trump no ha sido aún acusado de ningún crimen, hoy sabemos más acerca de la investigación del fiscal especial sobre la posible colusión del presidente con Rusia, gracias a los documentos registrados ante las cortes de justicia en lo que el sistema legal de Estados Unidos llama un Filing. Esta acción es antesala de la presentación de acusaciones criminales contra quien es investigado.

De estos filings surgió el concepto de Synergy que todo el país usa hoy.

Sinergia significa: un aumento de la acción de varios elementos diversos, actuando conjuntamente hacia un objetivo.

Y con esto se describen las acciones de como Rusia influyo en la elección de noviembre del 2016, para elegir a Donald Trump presidente.

Los documentos ante las cortes resumen como el gobierno ruso, coludido con Donald Jr., hijo mayor de Trump, con Michael Cohen su abogado privado, con Jared Kushner su yerno y consejero más cercano, y con Paul Manafort su jefe de campaña para que Trump ganara. Los rusos ofrecieron Sinergia, y en lugar de denunciarlos al FBI, el equipo de Trump se unió con gran entusiasmo a ellos.

Rusia entonces, asignó a varios espías a inclinar la balanza contra Hillary Clinton usando WikiLeaks y haciendo público el material que los rusos robaron al Partido de Clinton, el Nacional Demócrata.

Así supimos que dos allegados a Trump, Roger Stone y Jerome Corsi se coordinaron con WikiLeaks para exhibir y ridiculizar a Hillary. ¿Se acuerda de las revelaciones de WikiLeaks sobre sus e-mails privados?

Mientras esto ocurría Trump negociaba con Vladimir Putin construir una enorme torre en medio de Moscú, en la que el piso superior, un penthouse de 50 millones de dólares, seria la mordida que Putin recibiría por financiarla. En la documentación de los filings el fiscal le llama; El Proyecto Moscú. Una oportunidad lucrativa para la que Trump necesitaba asistencia y financiamiento del gobierno ruso.

Esto explica porque el procurador Jeff Sessions, recientemente despedido y Kushner el yerno de Trump, escondieron sus contactos con Rusia.

Y explica porque Kushner durante la campaña, urgió al entonces embajador ruso en Washington a establecer un canal secreto de comunicación desde su embajada, para que Trump ya presidente, hablara con Putin y sus funcionarios.

Resultados: Paul Manafort, aún se niega a entregar a Trump y de potentado y gerente de la campaña de Trump, ya pasó a la cárcel, su condena podría ser de 80 años.

Michael Cohen el abogado personal de Trump, encontrado culpable de evasión fiscal, igual que Manafort mintió sobre sus contactos con Rusia, esta por ser condenado y por entrar a la cárcel.

Conclusión: Trump esta hoy más cerca de ser acusado de conducta criminal. ¿Se caerá? Eso, se definirá en poco tiempo.

*Periodista

@armandoreporta

[email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónGuadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

Mesoamérica y la Cumbre del Medio Ambiente en África