Tres aeropuertos, una ‘solución’

Falta ver el desarrollo de la remodelación de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, proyecto central de la estrategia de AMLO en materia aeroportuaria

Tres aeropuertos, una ‘solución’

Desde el inicio de su administración, el Presidente comenzó a transformar sus amenazas en realidad. Dejando ver desde el primer día su incapacidad por trazar líneas de diálogo con sus opositores, mismas que necesita para nutrir sus políticas públicas. Cumplió lo que muchos dijimos que pasaría si llegaba al poder, desafortunadamente. Y extendiendo su mano sobre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), canceló el proyecto con mayor prestigio de los últimos sexenios con un ademán disfrazado de consulta ciudadana; así nomás.

Fue así que, con un carpetazo fatal, despreció lo que sería el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, exhibiendo su poder como el nuevo primer mandatario mexicano. Pero este capricho no sería el último, porque su contrapropuesta, constituida por la adecuación de tres aeropuertos, está lejos de ser considerada como una opción viable, pues cada uno cuenta con limitantes obvias.

Falta ver el desarrollo de la remodelación de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, proyecto central de la estrategia de AMLO en materia aeroportuaria, para darnos cuenta de ello. La unidad está privada de vías de acceso, el clima se compone de neblinas al menos la tercera parte del año, y cuenta con un cerro de mil 600 metros de altura en el área donde se planea construir la pista principal.

Tampoco realizaron estudios de impacto ambiental, ni tomaron en cuenta a las comunidades aledañas, que suman al menos una veintena. La pregunta obligada es: ¿qué estudios realizaron para tomar esta decisión? La respuesta es clara: ninguno. No lo digo yo, lo dicen los datos que establecen que la terminal necesitará de 6 millones de litros diarios para su operación, de los cuales un millón saldría de los pozos y acuíferos de la zona, mientras que el resto tendría que entrar por otra parte. Absurdo ¿no? Pero además, la cuenca donde se realizará la construcción está sobreexplotada en 800%, generando un posible infarto hídrico.

Sumado a esto, se contempla la construcción de una tercera pista en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez (AICM), cosa que sería excelente de no ser por el tráfico aéreo que estaría bloqueado por el Cerro de Paula, ubicado en Santa Lucía. Por último, el aeropuerto de Toluca servirá como destino para armonizar la logística en el centro del país. Y de funcionar conforme al plan, se movilizarían 50 millones de pasajeros por el AICM, entre 15 y 20 millones por Santa Lucía, y 10 millones desde Toluca, según Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes.

Éste para nada es un asunto menor. México se encuentra en una encrucijada que debe enfrentar con logística, ya que la capacidad de los aeropuertos nacionales está rebasada por los arribos, y de ello derivan los problemas con las aerolíneas asociadas a los servicios de aterrizaje (slots). Las pistas son un insumo para estas empresas y limitar los horarios de aterrizaje y despegue amplifica el problema. Por ello, el Poder Judicial de la Federación otorgó un amparo a Delta Air Lines por la escasa distribución de los slots por parte de la SCT, y no es la única empresa que interpeló de esta manera. El problema se acrecienta a cada instante y no podemos ignorarlo, debemos enfrentarlo con entereza, dejando de lado los caprichos de unos cuantos, planificando y estudiando la situación con precisión.

Por Juan Antonio Martín del Campo

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo