Trabajar por quien trabaja en el hogar

Cuidar de quien nos cuida, y trabajar por quien trabaja en nuestra casa es una obligación y debe representar un privilegio para todos

Salvador Guerrero Chiprés / Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México / Columna Invitada

Quien colabora en una casa, muchas veces es quien más la conoce, cuida y procura, aún más que los propietarios. Como lo mostró muy bien Roma, de Alfonso Cuarón, las personas trabajadoras del hogar se convierten en parte de la familia; en otros se vuelven las y los guardianes. Sin embargo, no siempre son bien recompensadas o informadas sobre sus derechos, ni cuentan con la cobertura de sus necesidades más básicas.

La contingencia por COVID-19 trajo consigo la reflexión y visibilización de antiguas problemáticas que ya se están combatiendo tanto en el Gobierno federal como en el local, encabezado por Claudia Sheinbaum: las brechas salariales, la polaridad económica, la desigualdad social.

Es ese sentido, la agenda política —construida por autoridades, organizaciones civiles y organismos contra la discriminación— ha hecho énfasis sobre las condiciones en las que se desenvuelven más de 193 mil 658 personas trabajadoras del hogar, de las cuales el 91 por ciento son mujeres.

Desgraciadamente, la pandemia ha sido pretexto de algunos empleadores para no brindar salarios dignos y condiciones laborales seguras a este sector. Si bien, es cierto que muchas personas que antes podían contratar a una persona para estas actividades ya no pueden hacerlo, es necesario que se actúe conforme a la ley para que se llegue a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Aunque este grupo de la población ha alzado la voz para exigir condiciones dignas, acompañadas de asociaciones como el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar y el Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar, es necesario que la sociedad completa se involucre. Si hablamos de una nueva ciudadanía, hay que reconocer una nueva forma de hacer valer la labor doméstica. 

Por ello, conscientes de que no todas las personas trabajadoras del hogar cuentan con información útil para hacer valer sus derechos, en el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México nos aliamos con la Secretaría de Trabajo local, a cargo de Soledad Aragón, para ofrecerles asesoría legal y psicológica gratuita.

Por medio de la Línea de Seguridad y el Chat de Confianza 55 5533-5533 más de 102 psicólogas y psicólogos, abogadas y abogados, podrán explicar a quien lo necesite cómo pueden actuar ante una negación de sueldo o de condiciones de salud y de seguridad mínimas, que las protejan ahora de contagiarse de COVID-19 y en caso de enfermar, mantengan sus derechos. Cuidar de quien nos cuida, y trabajar por quien trabaja en nuestra casa es una obligación y debe representar un privilegio para todos. Tenemos que fortalecer y empoderar a este segmento de trabajadoras y tenemos también que hacer conciencia sobre nuestro trato y nuestra responsabilidad. Hoy, más que nunca, es momento de ser solidarios y de comprometernos a favor de los derechos de todos.

POR SALVADOR GUERRERO CHIPRÉS 

PRESIDENTE DEL CONSEJO CIUDADANO PARA LA SEGURIDAD Y JUSTICIA DE LA CIUDAD DE MÉXICO

@GUERREROCHIPRES

irv / eadp

Notas relacionadas

Hubo un error al cargar las notas.