Todoterreno

No hace mucho tiempo, todo era culpa de Layún. Hoy, el veracruzano juega en una de las ligas más importantes

Todoterreno

Uu equipo, el Sevilla, sigue con vida en la Champions (aunque el lateral mexicano no podrá ver acción contra el United, pues disputó la fase de grupos con el Porto) y jugará la final de la Copa contra el Barcelona. Técnicamente no es el más dotado. Lo suyo no es el trato delicado de pelota. Pero su férrea mentalidad, su proverbial disciplina y su altitud de mira lo tienen en el candelero. Cualquiera habría supuesto en los inicios de la carrera del cordobés que el futbol no era lo suyo. Ni siquiera cuando apareció en primera jugando para el Veracruz, donde debutó de manera muy discreta en abril de 2007. No pasaba mucho con Layún.

En 2009, Miguel se convirtió en el primer futbolista mexicano en fichar con un club italiano de la Serie A, el Atalanta. Apenas alcanzó minutos en el Calcio y regresó a su país natal con más pena que gloria. La noticia no es que regresara a México (eso era un strike cantado). Dio la nota al contratarse con el América, probablemente el club más importante del país. Y también el más aborrecido. Llegó a las Águilas cuando éstas arrastraban la cobija. Siendo prácticamente desconocido para la afición azulcrema, pronto la hinchada comenzó a meterse duramente con él, pues en el plano futbolístico las cosas de plano no le rodaban. Poco a poco fue haciéndose de un lugar en el 11 titular de los de Coapa, y tras incontables sinsabores llegó la noche de la redención. El 26 de mayo de 2013 anotó el penal con el que el América literalmente le arrebató el título al Cruz Azul, tras una épica remontada americanista que incluyó un gol de cabeza in extremis del arquero Moisés Muñoz, con la colaboración de Alejandro Castro. Entonces todo era culpa de Layún, pero en sentido opuesto.

Miguel abandonó de nueva cuenta México para enrolarse con el modesto Watford, de la segunda división inglesa. Con éste cuadro consiguió el ascenso, pero no hizo huesos viejos, pues en agosto de 2015 fue cedido, con opción a compra, al Porto de Portugal. En la península tuvo marcados altibajos, pero sin duda se curtió al ser ubicado en diferentes posiciones, ya fuera como lateral izquierdo o derecho e incluso mediocampista. Al final de su estadía con los Dragones, rara vez tenía minutos de partido, cosa que sí ocurría con sus coterráneos Herrera, Reyes y Corona.

Obligado por las circunstancias, Miguel quemó sus na- ves y apareció recién en uno de los equipos más importan- tes de la liga española. Llegó cedido al Sevilla, que marcha quinto en la clasificación general.

Plurifuncional como es, Layún es un indiscutible en el esquema táctico del colombiano Juan Carlos Osorio, cuya tendencia a inventar posiciones ha quedado de manifiesto de manera puntual en innumerables ocasiones. El Mundial de Rusia será un escaparate enorme para un futbolista que se ha levantado una y otra vez. Su carácter es el caso atípico de un deportista al que sí le ha hecho justicia la revolución.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota