Todos somos la Contaminación

La contaminación del aire es multifactorial y asegurar que los automóviles son la única causa, es un error


Dice un dicho popular: éramos muchos y parió la abuela. Estábamos tan ocupados en la inseguridad, los cárteles de la droga, el crimen organizado, el asesinato de periodistas y de repente se sale de control un problema que hasta la semana pasada no causaba mayor ruido: La contaminación del aire de la Ciudad de México.

Recuerdo que el año pasado tuvimos una crisis de calidad del aire que de manera intermitente detonó las “pre contingencias”; todos escuchamos la versión, nunca confirmada, de que el Gobierno introdujo gasolina China de baja calidad. Ahora y con el nuevo criterio de acciones para mitigar la contaminación, hemos hilado una semana de Contingencia Ambiental que restringe la circulación vehicular, la actividad industrial, el mantenimiento de la ciudad y limita la actividad física al aire libre.

La contaminación del aire es multifactorial y asegurar que los automóviles son la única causa, es un error. La contaminación la produce en mayor medida los tractocamiones, autobuses, aeronaves, las estufas y los calentadores de agua, así que descansar a los autos más antiguos, los más contaminantes, sólo atiende una parte del problema.

La contaminación del aire es un asunto de todos, pero nadie reconoce su participación en ella, nadie está dispuesto a usar menos el auto, cambiar las tecnologías para calentar alimentos y agua y dejar de usar fuegos artificiales en las fiestas patronales; en pocas palabras, nadie está dispuesto en aras de un mejor aire, a dejar su zona de confort. Reconozcámoslo, todos generamos contaminación, pero asumimos que no tenemos la culpa. Todos somos responsables del aire que respiramos hoy.

Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995 y director del Instituto de Investigación que lleva su nombre, declaró el año pasado al New York Times: “Mientras las personas no se quejen y no sea muy visible, el Gobierno no le da prioridad”, esta dura crítica del investigador y asesor del Gobierno Capitalino en acciones anticontaminantes, describe con claridad la situación actual.

Tenemos que hacer lo que nos toca, ya, urgente, o las cifras de muertos aumentarán. El Instituto Nacional de Salud Pública reveló que actualmente mueren 9 mil 600 personas en la CDMX por enfermedades pulmonares, cardiovasculares y cáncer asociadas a la contaminación. Importante señalar que al inicio de esta administración la cifra de muertos era de 6 mil. ¿Quiere usted ser parte de esta estadística?

Corazón que sí siente

Alejandra Barrales, Presidenta Nacional del PRD y Ricardo Anaya, Presidente Nacional del PAN informaron sobre su intención de hacer una gran alianza opositora para la elección presidencial de 2018. Aunque reconocieron que aún no hay candidatos, Barrales subrayó que podría ser un independiente. Esto huele a cimiento y camino pavimentado para Miguel Ángel Mancera.

Columna anterior: La necedad de López

¿Te gustó este contenido?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota