´Todo se derrumbó ´dentro de mi PGR

La PGR necesita ser rescatada de su crisis institucional en la que está atrapada desde hace 30 años


La PGR está en una de sus peores crisis de operación institucional de su historia. Los últimos gobiernos del PAN y el PRI no han podido rescatar y refundar a una de las instituciones con los más bajos niveles de credibilidad y legitimidad de toda la administración pública federal.

Dentro del sistema de seguridad nacional la PGR tiene estampada en la frente una marca de corrupción, incapacidad funcional, problemas estructurales y financieros.

El descrédito se remonta al menos desde el año 2000 cuando el ex presidente Vicente Fox tuvo que poner a un militar al frente de la institución. Así fue como nombró al general Rafael Macedo de la Concha, al frente de la PGR.

Felipe Calderón también reconoció la necesidad de nombrar a un personaje con credenciales importantes al frente de la PGR y por eso puso a Eduardo Medina Mora, ex titular del Cisen en esa posición.

Durante el sexenio de Calderón efectivamente se fortalecieron las instituciones de seguridad como la SEDENA, SEMAR y sobre todo la Secretaría de Seguridad Pública. Sin embargo se dejó en el olvido a la PGR.

Para enmarcar mejor la crisis, el presupuesto de la PGR es prácticamente el mismo que en 2013 el cual ronda los 15.8 mil millones de pesos. A todo esto, frente a la incapacidad de investigación de algunas fiscalías estatales se le exige que atraiga carpetas de investigación delicadas como el caso Ayotzinapa, Tanhuato, Tlatlaya, Nochixtlán, Javier Duarte, asesinatos de periodistas entre muchos otros. En la mayoría de estos casos el fantasma de la impunidad ronda las investigaciones.

Para rematar con la crisis institucional que vive la PGR ahora varios de sus edificios se encuentran desalojados y muchos de sus empleados trabajan desde sus oficinas, en Starbucks y en estacionamientos habilitados con carpas y mesas. El edificio icónico de Reforma 211, en donde acampan enfrente los padres de los 43, está cerrado.

Más de 3,000 servidores públicos de PGR se encuentran trabajando fuera de su oficina. Debemos de reconocer que desde el 20 de septiembre la institución sigue operando aunque no sea en las mejores condiciones.

La crisis de la PGR va de la mano con los problemas estructurales de justicia del país. Dado que la PGR no tiene suficiente personal es que el poder judicial no exige tener más jueces y capacidades para la impartición de justicia.

La PGR necesita ser rescatada de su crisis institucional en la que está atrapada desde hace 30 años.

Agenda estratégica. A partir de esta columna inauguro esta breve sección para recomendar eventos y publicaciones para promover la cultura de la seguridad. No se pierdan el seminario La Defensa Nacional del Estado Mexicano: una Visión Geoestratégica que se llevará a cabo del 24 al 26 de octubre, en la Universidad Anáhuac.

 

Columna anterior: Metrópoli insegura y vulnerable

¿Te gustó este contenido?