Ternuritas, no hagan el ridículo

AMLO utilizó una de las armas más poderosas en contra del surgimiento del Grupo #YoSíQuieroContrapesos: la burla

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Ponerse en contra de Andrés Manuel López Obrador, ya hemos visto, no es nada fácil.

Más aún ahora que es Presidente de la República, que tiene los recursos del poder en la mano y cuya voz –aunada a su enorme popularidad- retumba por todo el país. Para todos hay en las mañaneras. Y en muy diversos tonos.

Ayer tocó el turno al grupo de políticos, empresarios e intelectuales que levantaron la mano -encabezados por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral– para tratar de generar contrapesos (#YoSíQuieroContrapesos) al gobierno del tabasqueño. Y AMLO utilizó contra ellos una de las armas más poderosas: la burla, el sarcasmo. Comenzó diciendo que aquello -el grupo y lo que se proponen- era tan ficticio que era como para decirles: ternuritas.

(Entre esas ternuritas están Jorge Castañeda, Agustín Basave, Emilio Álvarez Icaza, Gustavo Madero, Salomón Chertorivski, José Luis Barraza, Gustavo de Hoyos, Martha Tagle, Cecilia Soto, Rubén Aguilar, Fernando Belaunzarán, Guadalupe Acosta)

-Es evidente que no les gusta lo que está sucediendo en el país -agregó López Obrador-, no nos ven con buenos ojos, están en contra…; pero todo eso es permitido, es la democracia, es el derecho a disentir. Nada más que no hagan el ridículo…

A la mofa, siguió una recomendación:

-Les voy a dar un consejo respetuoso…; podrían hacer una escuela de cuadros para tener políticos del conservadurismo.

Porque ése es el problema con ellos, explicaría el Presidente a los reporteros en Palacio Nacional: Tienen ausencia de cuadros políticos. Se desesperan y reúnen a gentes afines. Los meten en un grupo y luego hasta ellos mismos dicen ‘yo no fui consultado, no soy parte de ese grupo’ (Enrique Alfaro, Héctor Aguilar Camín, Juan Villoro). Es la desesperación…. Andrés Manuel se refería al intento como un golpe fallido. Como un tirititito…

 

***

AMLO ESCUCHÓ MIS RAZONES.- Quien salió de mejor ánimo de su reunión con López Obrador fue el presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, a quien el jefe del Ejecutivo acusó de conflicto de interés y le lanzó la caballería encima.

Según refirió el propio funcionario, el encuentro privado con AMLO fue respetuoso; el Presidente escuchó sus razones y las explicaciones que dio sobre su situación (el supuesto conflicto de interés) y sobre sus comentarios a las ternas. El trato, dijo, fue amable, cálido incluso. Y que AMLO le aseguró que no lo estaba persiguiendo, que él no era así. En cuanto a las acusaciones e investigaciones que le abrieron, indicó que acudirá a las autoridades jurídicas pertinentes y ahí se revisarán las pruebas de uno y otro lado.

Y no, no va a renunciar a la titularidad de la CRE.

 

***

GEMAS: Obsequio de Vicente Fox al grupo #YoSíQuieroContrapesos: A la orden. ¡Listo para lo que se ofrezca!.

 

[email protected]

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas