Tercera debacle del PAN, tercera

Ricardo Anaya, como candidato presidencial, hizo un mejor papel que Josefina Vázquez Mota hace seis años

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

¡No se hagan bolas!, es el mensaje de los observadores políticos objetivos e imparciales a quienes andan buscando culpables de la derrota del PAN el 1 de julio. El principal responsable es Felipe Calderón Hinojosa, quien pretendió adueñarse del partido después de que el PRI lo echó de Los Pinos en 2012, para poner como candidata presidencial en 2018 a su esposa, Margarita Zavala, insisten aquellos.

A juicio de los enemigos y detractores del expresidente Calderón, la primera debacle del PAN empezó en las elecciones intermedias de 2009, cuando sufrió una aplastante derrota, siendo dirigente del blanquiazul Germán Martínez Cázares, mejor conocido como germancitoelhombrecito.com, quien renunció al día siguiente de la elección. Nueve años después terminó chaqueteando al pasarse a Morena.

La segunda debacle del blanquiazul ocurrió en la elección presidencial de 2012, cuando Gustavo Madero (Maderito), impuesto por Felipe Calderón Hinojosa, dirigía al partido, y la candidata Josefina Vázquez Mota sufrió una estrepitosa derrota que la llevó al tercer lugar de la competencia. No obstante que entregó el poder al PRI, Calderón intentó por todos los medios mantener el control del partido, pero fracasó, porque Maderito, quien había sido su fiel e incondicional empleado, lo traicionó y encabezó a las numerosas, distantes y distintas cofradías anticalderonistas, que culparon al inquilino de Los Pinos de la derrota electoral del 1 de julio y no estaban dispuestos a permitir que Calderón utilizara al partido para sobrevivir políticamente. La tercera debacle inició el año pasado, cuando calderonistas y anticalderonistas se agarraron de las greñas, quisieron bajar del caballo a Ricardo Anaya, quien, en las elecciones de 2016, como dirigente del PAN, le puso una madriza, perdón, goliza, al PRI de Manlio Fabio Beltrones en la disputa por las gubernaturas, con lo que se ganó el derecho a ser candidato presidencial.

Y dirán lo que quieran los calderonistas, pero Anaya como candidato presidencial hizo un mejor papel que Josefina Vázquez Mota hace seis años. A pesar de la guerra sucia obtuvo el segundo lugar. Los malosos afirman que con Margarita Zavala como abanderada hubieran terminado en el quinto lugar. ¡Pero si nada más eran cuatro sitios! Exclaman los bisoños.

Después de la debacle de 2012, Calderón y su pandilla (entre los que se encontraban Germán Martínez, Cesar Nava y Luis Felipe Bravo) propusieron reconstruir al PAN y quedarse con él, claro. Pero nadie los peló. Desde entonces los panistas están sumidos en un pantano de pugnas internas del que no han salido. Por el contrario, mientras más patalean y manotean, más los cubre el lodazal.

Hoy, algunos panistas sugieren cafetear al muerto.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo