Tentación autoritaria

En un momento clave en la Cámara de Diputados, AMLO se mostró demócrata

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

Un partido, porque tiene mayoría, no puede aprovechar para modificar una ley en beneficio personal, beneficio de grupo, en beneficio de una fracción, eso es un retroceso (…) era una vergüenza, dijo el presidente López Obrador sobre la intentona de Morena –promovida por Dolores Padierna y vista primero con simpatía por Porfirio Muñoz Ledo– de aferrarse a la presidencia de la Cámara de Diputados mediante una reforma –a destiempo– a la Ley Orgánica del Congreso.

Vergüenza, dijo el Presidente. La palabra describe la burda maniobra con la que se buscó tomar por asalto la Mesa Directiva.

Imposible separar los dichos de López Obrador del miércoles, de los hechos de Morena unas horas antes, el martes por la noche. La renuncia de Muñoz Ledo a la presidencia en San Lázaro no fue un súbito arranque de legalidad ni un hecho aislado. Vino acompañada de una presión inaguantable que, como olla exprés, amenazaba con estallar. Aplaudirle, como algunos han hecho, por renunciar a reelegirse , es tanto como celebrar el respeto a la ley. Tan absurdo como reconocerle congruencia a quien se ha pintado de todos colores para seguir en el negocio de la política; llamar congruente a quien militó en el PRI y PRD, fue legislador por el PT y Morena, candidato presidencial del PARM y funcionario foxista. No es congruencia ni decencia. Es ambición y, en todo caso, oportunismo.

•••

La parálisis en la Cámara de Diputados estaba contaminando al Senado y el tufo creciente de regresión autoritaria cobraba fuerza. Una parte de Morena, contra la propia opinión del coordinador Mario Delgado, se propuso doblar la ley, atropellar el acuerdo existente y arrebatar a la segunda fuerza, el PAN.

La crisis en el Congreso prendió las alertas en Palacio Nacional. La torpeza de la maniobra regaló a la oposición su primer triunfo desde que arrancó el sexenio. Les llevó nueve meses obtener una victoria y fue cortesía de Morena.

El Presidente hizo bien en marcar distancia. Se colocó por encima de ambiciones personales o de grupo. En un momento clave, se mostró demócrata.

•••

Con la misma vehemencia con la que tachó de vergüenza la trampa que su partido maquilaba en San Lázaro, el Presidente debería pronunciarse sobre la ley Bonilla en Baja California con la que se pretende regalar tres años de gobierno a quien fue electo para dos años, Jaime Bonilla. El atropello es tan o más grave.

•••

-Off the record: La luna de miel con el sector empresarial vive su segundo aire. En un ambiente relajado, y conversando sobre preocupaciones compartidas, combate a la corrupción e inseguridad, ayer en Palacio Nacional el presidente López Obrador comió con José Antonio Fernández, presidente del Consejo de Administración de FEMSA, Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE y el jefe de la oficina presidencial Alfonso Romo.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN 

[email protected] 

@MLOPEZSANMARTIN

edp

¿Te gustó este contenido?