Telecomunicación, comercio, migración y agenda azul…

México y Estados Unidos se suman a los puntos de atención

Guadalupe González
Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

Los asuntos globales del comercio, telecomunicaciones y migración se adelantaron en el orden de prioridades de la agenda regional. Se han ajustado ante circunstancias. La tensión y conflicto entre los miembros de la comunidad de países del Pacífico golpean las plataformas más importantes de la producción regional de manera directa.

Desde México hasta Colombia, incluyendo República Dominicana y el Caribe, se afectaron los intercambios estratégicos y el resto de los segmentos con los que los sistemas de integración funcionan.

El impacto es inmediato en el comportamiento económico y social de la región mesoamericana. Producción y diversificación requieren de un incremento de los mercados regionales que sí contribuyen al desarrollo interno.

Por ello, la atención se vuelve a concentrar en los problemas que incluyen el Sistema de Integración Centroamericano (SICA) y en el proyecto mesoamericano de integración. Los acuerdos bilaterales entre México y EU se suman a los puntos de atención, así como los que se adopten en la próxima reunión del G20.

Ya inició la temporada de lluvias, tormentas y huracanes, cuando se atraviesa por una de las temporadas de calor más altas en los últimos años. En el Día Mundial de los Océanos, celebrado la semana pasada, los problemas del cuidado de los litorales en El Caribe han salido a la luz con fuerza, evidenciando la importancia de la Agenda Azul para esta parte del mundo. Soluciones ante aquello que afecta el turismo y el desarrollo productivo de toda la región dependen de la capacidad regional.

La agenda de acceso libre y no desigual a la nueva etapa tecnológica y de las telecomunicaciones se coloca como un asunto importante. En el campo gubernamental y social está por saberse con cuáles capacidades se contará para actuar con fuerza y revertir los deteriores que las recientes coyunturas han dejado.

El rumbo que tome la integración de los 6 países del istmo en la región que enlaza a América del Norte con el resto del continente ha sido afectado por cambios internacionales ocurridos en lo que va del año y por lo que venga en ese campo. Cómo se enfrentará depende de la capacidad de concertación ante esta coyuntura.

Estructuras de diálogo, comunicación e información púbica inciden tanto cuanto efectivamente se establezcan canales de acción con los actores involucrados en los procesos de diálogo que fomenten estabilidad para una paz duradera, como en el caso del cumplimiento de los acuerdos de paz en Colombia y en el diálogo político interno en cada uno de los países.

Se cerrará el semestre a finales de junio con una estructura diferente del comercio internacional y de las telecomunicaciones, humanos y ambientales que inciden en el ámbito político y social que determinan los caminos opuestos a la confrontación en la región. Cooperación y conflicto se colocan como los puntos a resolver.

*Catedrática

[email protected]

@GUADALUPEGONZCH

¿Te gustó este contenido?