Tasa puede llegar hasta 7.25%: Barclays

En las proyecciones del banco está contemplada el alza en la tasa de interés, incluso espera una o dos subidas similares antes de llegar a un límite


Le pregunté ayer a Marco Oviedo —el economista en jefe para Latinoamérica del banco Barclays— si le había tomado por sorpresa la subida de 25 puntos base de la tasa de interés que anunció el Banco de México a mediodía. Dijo que no, que en sus proyecciones estaba contemplado ese escenario, y aseguró que todavía hay espacio para una o dos subidas similares antes de llegar a un límite, por lo que sus escenarios ya incluyen que Banxico pueda llevar la tasa a 7.0 o incluso 7.25 por ciento.

Marco resaltó uno de los riesgos que el propio Banxico estableció en su comunicado: la expectativa de inflación podría subir todavía más, dado el patrón que ha mostrado el Índice de Precios al Consumidor. Es decir, dado que los agentes económicos han atestiguado que la inflación se ha incrementado, estos podrían impactar sus propios productos o servicios, creando un efecto de segundo orden alimentado por las expectativas, algo que la institución que encabeza Agustín Carstens pretende evitar, y con lo que coincidió Marco.

En mi opinión, los riesgos asociados al alza generalizada de precios es algo que verdaderamente está preocupando al banco central, y esta expectativa está orillando a Carstens a utilizar tanto el vigor que ha mostrado el crecimiento de la economía (2.7 por ciento en el primer trimestre), como la caída de la tasa de desempleo, como palancas para aplicar preventivamente una política monetaria restrictiva. Ojo: no es que el PIB esté creciendo a todo su potencial, pero sí hay una tasa de crecimiento razonablemente buena que está siendo acompañada de una inflación que se desvía del rango objetivo de 3.0 por ciento. En consecuencia, es posible aplicar la subida de tasas sin descarrilar el ritmo de crecimiento, corrigiendo así el camino a la formación de precios.

Estas serían las líneas del optimismo de Banxico sobre el PIB de México, en el comunicado de ayer: “En particular, persistió la mejoría de la demanda externa, al tiempo que el consumo privado mantuvo una trayectoria positiva. (…), no se aprecian presiones significativas sobre los precios provenientes de la demanda agregada, aunque el mercado laboral parecería ya no tener holgura”. Banxico también dijo que la inversión se ha debilitado; pero por la incertidumbre del TLCAN.

Pienso que el Banco de México se encuentra en este momento en una zona donde los márgenes de calibración se le empiezan a reducir rápidamente. Esto orillará al gobierno a acelerar mecanismos para apuntalar el PIB hacia un crecimiento vigoroso incluso en la ausencia de una política monetaria que lo favorezca. Dos cosas podrían alimentar este escenario: la proximidad del fin del sexenio y la solución al tema del TLCAN, que ayer fue apuntalado tras el aviso oficial de la Casa Blanca al Congreso para el inicio de la negociación en agosto.

[email protected]

Columna anterior: 5 vínculos entre Trump y la caída de las bolsas

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota