Sugerencia de preguntas, de AMLO para Maurilio Hernández

En tierras mexiquenses, el color marrón de Morena tiene tintes rojizos

Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México
Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México

Aprovechando su visita en esta priista tierra, el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, podría darle un pase de lista al estilo de trabajo que está mostrando su bancada de diputados –la mayoritaria, por cierto– en este Congreso local, pues en tierras mexiquenses, el color marrón de Morena tiene bastantes tintes rojizos, más que rojillos.

De entrada, podría preguntarle a Maurilio Hernández, el coordinador de los legisladores de Morena, por qué no cumplieron la agenda legislativa planteada antes de iniciar este trienio, en lo referente al Programa de Apoyo a la Comunidad.

Particularmente, López Obrador podría hacer la pregunta de esta manera: Maurilio, ¿por qué dijeron en ese documento -que además se hizo público y circuló- que iban a impulsar la desaparición del famoso PAC, y lo cambiaron sólo por un ‘acuerdo’ para comprometerse a no usarlo?.

El PAC básicamente ha sido un programa mediante el cual los diputados del Estado de México mueven hasta 2.5 millones de pesos para entregar materiales y otros apoyos a la población, por lo cual se ha prestado a un uso discrecional que premia las fidelidades partidistas.

Y aunque se anunció con bombo y platillo que se iba a desaparecer, en este ánimo morenista de transparencia y austeridad, el recurso sigue existiendo y sólo los separa de éste la promesa de los legisladores de no tocarlo.

Otra cosa que podría preguntar el Presidente electo a sus diputados en esta entidad, para saber si están a la altura del perfil juarista, es: Maurilio: ¿por qué tampoco redujeron el número de comisiones en la Legislatura local?. Esa sería también una gran pregunta.

En este caso, porque ello iba a implicar un ahorro en el presupuesto. Pero a cambio de que todos alcancen la presidencia de uno de estos órganos, ¡que el engrosamiento de la burocracia gire!

Otra gran pregunta que Andrés Manuel podría hacerle al expriista Maurilio Hernández -y muy cercano personaje al Presidente Enrique Peña Nieto, cuando ambos fueron diputados locales-, es: Oye, este… Maurilio: ¿por qué se prestaron los diputados de la bancada para el mayor acto de juanitismo y chapulineo en esta recién iniciada Legislatura?.

El contexto es sólo conocido en los corrillos políticos mexiquenses. La cosa está así. El diputado priista Rodolfo Jardón pidió licencia definitiva el 4 de septiembre, a tres días de haber entrado, para que se quedara en su lugar y por el resto de los tres años, su suplente, Miguel Ángel Sámano, nada más y nada menos que el diputado que presidió la Junta de Coordinación Política en la recién salida Legislatura. Así, Sámano logró, de facto, una suerte de reelección, pues sigue siendo diputado y coordinador de los priistas en la Cámara local.

La pregunta mejorará si AMLO le agrega el siguiente componente: ¿Por qué, Maurilio, por qué, si somos mayoría absoluta y con los aliados somos mayoría calificada, seguimos actuando como si el PRI siguiera teniendo el control de la Legislatura?.

Tal vez porque así es.

 

[email protected]

 @HUGO_CORZO

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo