Sueño cumplido

Para todo boxeador que decide iniciar una carrera profesional en este rudo y violento deporte, su objetivo antes que el dinero es convertirse en campeón.


El sueño es ser campeón mundial absoluto y si es del Consejo Mundial de Boxeo mucho mejor, ya que es el de mayor prestigio. Los históricos boxeadores mexicanos lo han conquistado alguna vez, además de lo que representa el Cinturón Oro y Verde para México, por ser el CMB un organismo fundado y desarrollado con enorme éxito en nuestro país para aglutinar al resto del mundo y regir, dados los intereses que prevalecen, pero esa es otra historia.

El martes, Luis Pantera Nery, peleador nacido en Tijuana, Baja California, llegó a su gran cita, luego de una carrera exitosa fulgurante donde sumaba ya 23 victorias, de las que 17 de sus triunfos fueron por la vía del nocaut, además de no conocer la derrota y ni siquiera el empate. El compromiso era de altísimo grado de dificultad ya que el campeón aún reinante fue, ni más ni menos, que Shinsuke Yamanaka, campeón mundial invicto en la división de peso Gallo, con 27 victorias sin derrota y 19 nocauts. El japonés buscaba además su defensa número 13 consecutiva, para igualar la marca japonesa en poder de Yoko Gushiken.

Todo lucía muy difícil, más no imposible. Dicen que ganar en patio ajeno es doblemente satisfactorio, yo pienso que es igual de satisfactorio, pero eso sí, más difícil, y por eso es que ante todas estas condicionantes el logro de Pantera Nery es digno de ubicar entre lo más sobresaliente del deporte en este 2017.

La batalla fue feroz y terminó consiguiendo un nocaut de alarido antes de finalizar el cuarto round. Todo lo hizo bien, manejo y corrigió bien su defensa ante los embates de Yamanaka, fue certero y sobre todas las cosas contundente con sus golpes dio lectura perfecta a la situación del japonés, cuando lo lastimó para aumentar su frecuencia de golpes y no dejarlo ir.

Así fue la gran noche del Pantera Nery en Kioto, en la casi madrugada en nuestro país y en martes, día atípico para peleas de boxeo —esto, porque fue día festivo en Japón—. Con apenas 22 años de edad, Luis Nery no sólo se convierte en campeón mundial peso Gallo, para el Consejo Mundial de Boxeo, cumple su sueño y se coloca al lado de figurones de la historia de nuestro boxeo como Rubén Púas Olivares, Chucho Castillo, Rafael Herrera, Rodolfo Martínez, Lupe Pintor, Carlos Zárate, Daniel Zaragoza, Raúl Jibaro Pérez, Víctor Rabanales y Fernando Kochulito Montiel.

Es ahora el campeón mundial mexicano número 172, el 21 en la división de peso Gallo y el 13 para Tijuana. El compromiso crece ahora para Nery, que tiene todos los elementos para poder escribir una historia fantástica en el boxeo, es muy prematuro pensar en un recorrido inmortal como el de Eric Terrible Morales, pero todo inicio puede comenzar con un sueño y la vida es así para todos.

Columna anterior: Azul

¿Te gustó este contenido?