Sparrow, ¿héroe o villano?

¿Puede existir un personaje capaz de darle y quitarle tanto a un actor al mismo tiempo? Platiquemos de uno: Jack Sparrow?


Son 15 años ya los que Johnny Depp lleva interpretando al pirata borracho en la que es una de las franquicias más populares de Disney, Piratas del Caribe, cuya quinta entrega toca buen puerto este viernes, en los cines del mundo, para intentar mantener a flote un barco que desde hace tiempo ya se viene hundiendo. Para todos fue una sorpresa que, cuando el Perla Negra navegó por primera vez, en 2003, la historia adaptada de una atracción de Disneyland tuviera tanto éxito y sí, en gran parte se debe a la personalidad que Depp le dio al pirata Jack Sparrow.

A pesar de que el originario de Kentucky había interpretado personajes significativos para su carrera, como Edward Scissorhands, Donnie Brasco, Don Juan DeMarco o Ed Wood, no fue hasta que hizo al pirata retorcido que la carrera del actor, de 53 años, tomó el rumbo que lo llevaría a obtener su primera nominación al Oscar y convertirse en el cuarto actor que más ingresos ha generado en la taquilla a nivel mundial: poco más de ocho mil millones de dólares, de los cuales, la mitad son sólo por interpretar a Sparrow. Eso sin contar lo que generará, a partir de hoy, con el estreno de La Venganza de Salazar. El año pasado fue nombrado el quinto actor mejor pagado de la industria.

Sin duda, Jack Sparrow es un parteaguas en la carrera de Depp, pero también le ha significado el declive de su credibilidad como actor, esa que había ganado trabajando con directores como Terry Guilliam, Jim Jarmush, Roman Polanski y Tim Burton.

Ese era el Johnny Depp que yo admiraba, un actor con un rango actoral tan amplio, capaz de crear cualquier personaje. Pero ¿qué le pasó? Simple, se engolocinó con su rol y los tesoros que el pirata estaba obteniendo en las profundidades de la taquilla y sus siete mares.

La comodidad de interpretar un personaje conocido, el hecho de que haya retomado su carrera musical, aunado a sus problemas personales, son algunos de los factores que lo tienen en un estancamiento actoral del cual no ha podido salir. Hace 10 años, cuando promocionaba la tercera entrega de la saga, le cuestioné hasta cuándo seguiría interpretando a este personaje. Y en tono melancólico dijo: Jack Sparrow es un personaje que siempre vivirá en mi.

Hoy Depp debería tomar el ejemplo de Hugh Jackman quien, después de interpretar exitosamente a Wolverine durante 17 años, se despidió del mutante para siempre, dignamente y salió hasta con mención honorífica. Johnny tiene de frente proyectos interesantes con los que puede enderezar el rumbo de su carrera, como el remake del clásico Asesinato en el Expreso Oriente o El Hombre Invisible y concentrarse en lo mejor que sabe hacer: ACTUAR.

Columna anterior: Benéfico chantaje emocional

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota