Sobre la neutralidad

“Hablen, dialoguen, busquen un suelo común”, nos dicen. “Sean empáticos. Encuentren lo bueno que hay en el otro”

Julio Patán / Malos Modos / Heraldo de México

¿Eres un neoliberal, un fifì? Tengo noticias: parece que deberías sentirte culpable.

Me asomo a las redes sociales y descubro que hay gente preparada, educada, que llama angustiadamente a la concordia. A no polarizar.

Güey, no dividas, repiten, donde güey, democráticamente, puede referirse a cualquier tuitero/columnista crítico con la 4T, pero también a ellos, a los criticados; a los chairos.

Hablen, dialoguen, busquen un suelo común, nos dicen. Sean empáticos. Encuentren lo bueno que hay en el otro. Unos y otros son responsables de este clima de violencia. Equidistancia, que le dicen.

Y pues eso, resulta que deberías sentirte culpable. Porque podrías argumentar que el Presidente, para llamarte fifí, neoconservador, sepulcro, hipócrita, se apoya en las mañaneras; los bots; la televisión pública; los espacios que tienen sus intelectuales en los medios privados; los secretarios de Estado que ponen a su disposición todos los recursos institucionales; las mayorías en las cámaras y en Notimex. Que la violencia viene de ahí.

Y no obstante, el promotor de la concordia podría responderte, para equilibrar:

–Güey, tu tuit divide.

O podrías decir que el régimen usa ese poder avasallador para exonerar a Manuel Bartlett, presidente de la Comisión Federal de Electricidad, con una investigación de la Secretaría de la Función Pública que envidiaría Virgilio Andrade, que el licenciado sale en un programa del Once que curiosamente conduce el marido de la secretaria de la FP, y que luego el Presidente lo placea nada menos que el día de la lucha contra la corrupción, cosa que algunos podrían considerar una afrenta.

O que con ese poder nos dicen que o sea, lo de los feminicidios sí está pinche, pero más pinche estaría que eso llamara la atención en los medios cuando hay tanta cosa que festejar. O que el decrecimiento económico es bueno, lo que podría irritar a los varios miles que andan sin chamba desde hace unos meses. O que qué chida la rifa-no rifa-sí rifa de un avión-no avión que servirá para pagar medicinas que ya deberían estar circulando y que podrías pagar con el dinero que vas a invertir en la rifa-no rifa-sí rifa, lo que es una manera de tratarnos a todos como tontos.

Pero el amante de la concordia podría decirte:

–Güey: tu columna. Polariza.

Y podría decirte que sí, las cosas están medio mal, pero que aguantes vara. Que no comas ansias. Que des chance. Que igual esto se pone de maravilla. Que urgía un cambio y hay que darle oportunidad de cuajar. Que no seas intransigente.

Lo que me recuerda aquello que decía el escritor y periodista Christopher Hitchens: que sus virtudes menos preferidas eran la fe, seguida por la paciencia. Y aquello otro: No es que no se debería ser neutral. Es que no es posible ser neutral.

Pero seguro que a Hitchens también le gustaba dividir.

Que tengan un bonito y neutral fin de semana.

POR JULIO PATÁN
JULIOPATAN0909@GMAIL.COM
@JULIOPATAN09

lctl

¿Te gustó este contenido?