Sly y su necedad con Rambo

Rambo: Last Blood podría ser la última cinta de este personaje para Sylvester Stallone. ¿Será que por fin suelte a uno de sus alter egos?

Linet Puente
Linet Puente / Permanencia voluntaria / Heraldo de México

Son casi cuatro décadas que Mr. Sly lleva interpretando a Rambo, claro, entre cada película hay varios años de distancia, aunque las tres primeras ocurrieron casi de manera consecutiva o por lo menos todas se estrenaron en los 80, pero de la tercera a la cuarta hay 20 años de diferencia, pues en 1988 se suponía que la saga llegaba a su fin, pero en 2008 regresó amenazando con darle un desenlace al icónico personaje; pensábamos que así sería, pero no, 11 años después aquí estamos con la supuesta última entrega. Pero ¿de verdad será el fin? En su visita a México la semana pasada, el actor reconoció que le es imposible dejar atrás a un personaje que ha hecho tan suyo y lo ha marcado durante tanto tiempo y que no sabe si verdaderamente ésta será la última.

Y es que son pocos los actores que han sido perseguidos por sus personajes durante toda la vida y que hasta la fecha no han logrado soltarlos. Podemos mencionar algunos como Johnny Depp, con su Jack Sparrow; Mark Hamill, con Luke Skywalker; Vin Diesel con Dominic Toretto; Melissa Joan Hart y su brujita Sabrina, y el grandioso Rowan Atkinson con Mr. Bean. Obvio el protagonista de esta lista es Sylvester Stallone, no con uno, sino con dos personajes, porque así como sucedió con John Rambo, también pasó con Rocky, pues Sly nos mareó a todos con que supuestamente en Creed dejaría en paz a Balboa, pero volvió a ser nominado al Oscar con este personaje, y seguramente dejar el brillo que le dio el resurgimiento a la fama debió ser difícil, por lo que el año pasado lo volvimos a ver en Creed II y ahora se habla de que hará Rocky VII (contando las dos películas de Creed, ya serían nueve los filmes del boxeador).

Todo este recuento es importante para explicar por qué me cuesta tanto trabajo criticar una quinta película de Rambo, que si bien no es mi género favorito y odio las secuelas, sí reconozco cuando hay un buen producto, y en este caso, a pesar del cariño que le pueda tener a un personaje como éste, debo decir que el filme es mucho ruido y pocas nueces. Porque precisamente esa necedad de dejar descansar al personaje es lo que lleva en contra la película, pues de la hora y media que dura, sólo vemos a Rambo unos 30 minutos, el otro personaje que aparece el resto de la cinta es John, o lo que queda de Rambo.

Y está bien ver la nostalgia que existe en un personaje que sabe que los años ya pasaron sobre él y el trauma que le dejó la guerra, pero cuando un actor ya no puede sostener la acción del filme al 100 por ciento y por partes, entonces es cuando debes decir: Hasta aquí.

Aún con todo, y como nos confesó la maestra Adriana Barraza en su visita a Ventaneando, que se impactó al tener frente a ella a Sly convertido en el personaje, la verdad es que volver a ver (aunque sea por poquito tiempo), a Stallone en la piel de Rambo, es un deleite. Pero por piedad, que pare ya.

POR LINET PUENTE

[email protected]

@LINETPUENTE

edp

¿Te gustó este contenido?