Sin plásticos

La entrada en vigor de la reforma podría convertirse en un retroceso ambiental pues no ataca el problema desde la raíz

Jaime Nunez
Jaime Núñez / Al mando / Heraldo de México

Arranca 2020 y con ello una nueva legislación en la capital del país que prohíbe el uso de plásticos de un solo uso; sin embargo, la entrada en vigor de la reforma podría convertirse en un retroceso ambiental pues no ataca el problema desde la raíz, lo que tarde o temprano tendrá que reconocer la Secretaría de Medio Ambiente de la CDMX, a cargo de Marina Robles.

En los últimos años, tanto las bolsas de plástico como los popotes han sido estigmatizados como los productos más dañinos para el medio ambiente y su uso se toma como uno de los principales enemigos de movimientos ecologistas. No obstante, la realidad es que su impacto ecológico no es como lo pintan, pues representan apenas 5 por ciento de todos los residuos generados en la Ciudad de México.

Las llamadas bolsas de camiseta son el contenedor de basura más usado por la población, lo que rompe el mito de ser plástico de un solo uso. En lo previsto por la reforma a la Ley de Residuos Sólidos no se ha considerado qué material los sustituirá y si éste será ecológicamente sustentable. Basta con dar un ejemplo: la fabricación de bolsas de otros materiales, como el papel, trae consigo un mayor gasto de agua que el plástico, además de la tala masiva de árboles. La historia de hace 30 años nos recuerda que uno de los principales factores para que los ciudadanos optaran por los plásticos para almacenar su basura fue precisamente cuidar el agua.

Hoy, el carácter de la nueva reglamentación en la capital es prohibitiva, lo que ha reprochado la ANIPAC, a cargo de Aldimir Torres, e Inboplast, dirigido por Álvaro Hernández, al argumentar que atentará contra el medio ambiente, el bolsillo de los capitalinos y el empleo de miles de personas. Los cambios a la Ley de Residuos Sólidos para la Ciudad de México buscan impulsar una economía circular que contemple las 5 R’s de Reducir, Reusar, Reciclar, Rediseñar y Repensar, sin embargo, su elaboración no se basó en el espíritu mismo de la economía circular, no tomó en cuenta a diversos sectores de la sociedad ni incluyó a los fabricantes, lo que impidió acuerdos exitosos de alto impacto como los que se han alcanzado en Europa.

HOGAR INTELIGENTE

Mañana inicia en Las Vegas el CES 2020 en el que se destaca la participación de Lloyd’s, de Salomón Saad, única empresa mexicana que presentará soluciones de IoT tanto de consumo y seguridad para hogares. De acuerdo con los resultados del estudio de IDC Worldwide Quarterly Smart Home Device Tracker, se espera que el mercado mundial de dispositivos de Smart Home crezca a una tasa anual de 16.9 por ciento entre 2019 y 2023, llegando a mil 600 millones de dispositivos en 2023, a medida que los consumidores vayan adoptando múltiples dispositivos dentro de sus hogares y aumente la disponibilidad de productos y servicios; para México, se contempla que para ese mismo año sean 93 millones, región, que de acuerdo con Saad el potencial de mercado es bastante amplio.

POR JAIME NÚÑEZ

[email protected] 

@JANUPI

abr

¿Te gustó este contenido?