Si Calderón ofrece disculpas, que vaya a las tumbas

El cinismo del expresidente llegó al grado de decir que la repulsa a su visita al Tec de Monterrey es por motivos políticos

Alejandro_Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

El cinismo de Felipe Calderón llegó al grado de hacerse la víctima y acusar a quienes pedimos que no se presentara en el Tec de Monterrey, de usar el caso con fines mediáticos y políticos en su contra, a pesar de que en las inmediaciones de ese colegio, sus fuerzas armadas asesinaron a dos alumnos de excelencia académica a los que les fueron sembradas armas y drogas, y luego él criminalizó.

Quienes consideramos que no debía dictar una conferencia de Derecho al colegio donde el ejército ejecutó a Jorge Antonio Mercado Alonso y a Javier Francisco Arredondo Verdugo, es porque creemos que es una falta de respeto a sus deudos y a la memoria de los muertos y desaparecidos en una guerra, sin pies ni cabeza, emprendida contra el crimen organizado al inicio de su sexenio.

No levantar la voz hubiese sido atentar con nuestra memoria, darle un cheque en blanco o permitirle a Calderón borrar poco a poco las huellas de los crímenes de Estado de su gobierno, pues como escribí en este espacio el 2 de octubre (Respeto para Jorge y Javier, por favor), los muchachos fueron sepultados hace 10 años bajo los peores señalamientos y acusados de bandidos y enemigos de la sociedad. Quedaron con ese estigma hasta que la investigación documental titulada Hasta los dientes exhibió que fuerzas federales alteraron la escena del crimen, tras comprobar que se equivocaron de objetivo.

El director de la cinta, Alberto Arnaut, narró lo sucedido aquella madrugada de otoño de 2009 proyectando las mentiras dichas por el gobierno de Calderón, el ejército, e incluso, el propio Tec, así como la lucha de las familias por limpiar el nombre de sus hijos. Por eso el gobierno federal en turno ofreció disculpas públicas de Estado a los familiares.

La carta a David Garza, rector del Tec, en la que el ex-presidente notifica su cancelación al evento, obedece a la presión social, pero, sobre todo, al llamado de Rosa Elvia Mercado, mamá de Jorge Antonio, quien buscó apoyo de los medios para inconformarse con la visita de Calderón al campus. El expanista, sin embargo, aún debe la disculpa a los padres afectados, a Jorge Antonio y Javier Francisco.

Es una pena que los estudiantes de la licenciatura en Derecho y Representantes de la Sociedad de Alumnos del Tec, así como el rector Garza, no hayan escuchado las voces del resto del alumnado ni de la sociedad para cancelar la invitación. ¿Querían que en ese foro hablara y se disculpara? Ese no es el lugar, que Calderón acuda a la tumba de los estudiabtes y allí ofrezca las disculpas. Un reconocimiento a las más de 14 mil personas que firmaron la propuesta en change.org para impedir la asistencia del político —que anda en campaña para conformar un nuevo partido— al lugar donde se alteró la escena del crimen.

•••

UPPERCUT: También se aplaude que en entidades como Coahuila, la gente no ha olvidado que Calderón tuvo la oportunidad de cambiar las cosas como presidente y no lo hizo, al menos es lo que dicen los vacíos en las asambleas con las que intenta conformar el instituto político para volver al poder.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected] 

@ALEXSANCHEZMX

eadp

¿Te gustó este contenido?