Trump vuelve a frenar el T-MEC

Trump dijo que no hay prisa por firmar el acuerdo antes de que el presidente Peña entregue el poder

Wilbert Torre / Serendipia / Heraldo de México

Esta vez no hay una buena y una mala. Son dos las malas noticias. La primera es que el presidente Donald Trump volvió a detener la firma del nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

La segunda es que Trump, un obstáculo fundamental en la prolongación y el entrampamiento de las negociaciones, vendrá a México a la toma de posesión del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, en una visita que se interpreta como una renovación de las presiones del presidente estadounidense hacia México.

Lo que ya temían el canciller Luis Videgaray y el secretario Ildefonso Guajardo cobró forma en horas recientes: Trump echó abajo la firma del acuerdo comercial, prevista de acuerdo con los planes de ambos gobiernos para finales de noviembre en el marco de la cumbre del G20, en Buenos Aires, Argentina.

En lugar de asistir a la firma, que hubiera tenido lugar el 30 de noviembre en la capital del país sudamericano, Trump abreviará su visita para viajar a la toma de posesión de López Obrador, el 1 de diciembre en el Palacio de San Lázaro. No hay mucho qué deducir para entender lo que pasó. En breve, Trump dijo que no hay prisa por firmar el acuerdo antes de que el presidente Peña entregue el poder; fiel a su estilo, volvió a mezclar la gimnasia con la magnesia.

Trump volvió a involucrar elementos ajenos a la negociación, esta vez las elecciones en Estados Unidos y la caravana de migrantes centroamericanos que en los días recientes llegó a México y continuó su paso hacia el país vecino.

Vamos a ver cómo evolucionan ambos asuntos, dijo Trump antes de cruzarse de brazos ante la inminente firma del T-MEC. El presidente Peña fue enterado de la noticia en la reunión que tuvo con Videgaray y Guajardo el lunes pasado en Los Pinos.

Ese mismo día, el canciller Videgaray refirió que el Acuerdo Comercial México, Estados Unidos y Canadá no está terminado, y que la crisis migratoria pondrá a prueba la relación entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

Videgaray dijo que la caravana migrante es uno de los puntos de mayor tensión en la relación bilateral, un fenómeno inédito con el carácter de una auténtica crisis humanitaria.

En una parte de su discurso, Videgaray recordó que el momento más delicado en la negociación del llamado T-MEC sucedió cuando el presidente Trump intentó cancelar el TLC, y fue gracias a la capacidad del presidente Peña que se pudo abrir un puente de comunicación.

Para decirlo en la jerga beisbolera de López Obrador: ¡Atrás los jardineros! ¡Otra vez!

Lo cual conduce a un escenario largamente esperado: finalmente Trump se sentará con López Obrador a negociar, presionar o chantajear la firma del acuerdo comercial.

La pregunta del millón: ¿Que posición asumirá López Obrador al negociar de tú a tú con Trump? ¿Se sacará de la manga un nuevo libreto como en la cancelación del aeropuerto en Texcoco?

 

[email protected]

@WILBERTTORRE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPapa Francisco, el campeón del mundo

Papa Francisco, el campeón del mundo