La verdad en tiempos de AMLO

Hoy el Presidente recorrerá municipios huachicoleros de Hidalgo. Su propósito es persuadir a la comunidad

Wilbert_Torre
Wilbert Torre / Serendipia / Heraldo de México

En medio del atropellamiento con el que se ha desplazado la ofensiva del gobierno contra el robo de combustibles, el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, anunció ayer que será llamado a declarar personal de la Secretaría de la Defensa, la Policía Federal y las autoridades municipales para dar su versión sobre la explosión del ducto de Tlahuelilpan, Hidalgo.

El estallido que hasta ayer había matado a 91 personas es el segundo hecho que en poco más de un mes pone a prueba al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su compromiso de llegar a la verdad, la que sea, tanto en el episodio de la muerte de la gobernadora de Puebla, Erika Alonso, y su marido, el senador Rafael Moreno Valle, como en el estallido del ducto ocurrido el viernes en Hidalgo.

La investigación a cargo de la Fiscalía Especial deberá responder preguntas que permanecen en el aire tres días después de la tragedia:

¿Por qué el personal de Pemex tardó cuatro horas en cerrar el ducto después de que recibió el reporte? ¿Por qué las autoridades federales no pusieron en marcha los protocolos de protección civil para poner a salvo a las personas que recolectaban combustible? ¿Qué explica que la zona no haya sido persuasivamente evacuada ante el riesgo de un incendio?

Al menos públicamente es la primera vez en mucho tiempo que se hace oficial que servidores públicos y autoridades de los gobiernos federal, estatal y municipal declararán acerca de un hecho sobre el que pesan señalamientos de negligencia y actos de omisión de la autoridad.

Vaya asunto con el que Alejandro Gertz Manero estrenará la Fiscalía General de la República. La independencia de la institución, exaltada en la aprobación de la ley que regula su funcionamiento, estará a prueba por primera vez con un hecho sensible y politizado por las implicaciones y los cuestionamientos de la oposición a la forma en la que el gobierno dirige la ofensiva contra el huachicoleo.

La ofensiva del gobierno al robo de combustibles y el estallido en el ducto de Hidalgo ha distraído temporalmente la atención sobre las investigaciones alrededor de la muerte de la gobernadora Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle.

En cualquier caso, hay elementos suficientes para considerar que las investigaciones de estos dos sucesos graves se prolongarán varios meses antes de que haya señales que permitan saber si el gobierno atiende efectivamente su compromiso de llegar a la verdad.

Este martes, el presidente López Obrador iniciará un recorrido por municipios huachicoleros de Hidalgo. Su propósito es persuadir a la comunidad de no involucrarse de ninguna forma en el robo y tráfico de combustibles.

¿Lo escucharán como en los tiempos de campaña? Será interesante seguir dos cosas: la seguridad del Presidente en territorio comanche y la interacción con los habitantes de la comunidad, que por primera vez podrán asistir a un acto sin pasar por los múltiples filtros del Estado Mayor.

 

[email protected]

@wilberttorre

¿Te gustó este contenido?