Seguridad vs. popularidad

Para el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ahora más que nunca, representa una grave amenaza

Seguridad vs. popularidad

Cada vez más me sorprendo de la vida que nos ha tocado en esta generación. La naturaleza humana, desde la época de las cavernas, ha sido de agresión y combatividad, donde el poder se gana por medio de batallas, y así se conquistan territorios. Aún y cuando supuestamente el mundo se ha civilizado, es evidente que el gusto de las masas por la violencia y la agresividad sigue vigente; y el morbo en todo momento domina las acciones con excesos sobre cualquier otra noticia. Es tan sencillo ir al cine o ver los videojuegos, que nuestros hijos, sobrinos o amigos juegan. La violencia domina en este mundo.

Para el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ahora más que nunca, representa una grave amenaza. Mientras nuestro organismo se ha dedicado a encontrar reglas y medidas para hacer el boxeo más seguro para los peleadores, siguen brotando pseudodeportes, ligas y organismos que atentan contra la integridad física del ser humano, a cambio de beneficios económicos y rating en televisión y medios.

Ayer me enseñaron un link de una nueva modalidad de peleas supuestamente de artes marciales mixtas, pero en realidad se tratan de pleitos callejeros. Este nuevo deporte se realiza en una jaula grande, y al momento de que el réferi da el pitazo, salen corriendo para agarrarse a golpes ocho contra ocho.

Mientras que el CMB ha gastado fortunas en estudios médicos a través de los años para reformar nuestro deporte, y hacerlo lo más seguro posible, una cantidad importante de vividores siguen inventando formas de combate que lo único que hacen es poner en riesgo la vida y el futuro de esos jóvenes, que no se dan cuenta que son explotados por un puñado de dólares.

Bajamos las peleas de campeonato de 15 a 12 rounds, por el simple hecho que los estudios médicos indicaron que después de 30 minutos de combate, la condición física del peleador corre grandes riesgos al combinar deshidratación y fatiga, aunado a los golpes que se reciben.

Se ha avanzado para que los guantes tengan mayor protección en los materiales, tanto en la mano como en el impacto.

Se cambió el pesaje oficial, que antes era el mismo día de la pelea, y ahora se realiza un día antes, dándole al peleador oportunidad de rehidratarse con alimentos y líquidos, y también poder dormir sin el estrés de saber que al siguiente día es el pesaje. Se tienen seguros de vida y de gastos médicos obligatorios para todos los combates titulares.

En fin, hay un sinnúmero de acciones que a través de nuestros 56 años de existencia orgullosamente podemos decir que se han salvado una gran cantidad de vidas. Y se ha dignificado al peleador después de todos los años arriba del ring y disfrutar de una existencia llena de oportunidades fuera del boxeo.

PELEA

Con profunda pena, el pasado 2 de febrero se autorizó en Cancún un evento de peleas callejeras llamado Bare Knuckle Championship. Son combates, donde los contendientes pelean a puño limpio. Este evento se realizó sin supervisión alguna de ninguna entidad, conforme a ley indica; la Comisión de Boxeo no otorgó permiso para llevarse a cabo, y fueron hechos a un lado al otorgarse la anuencia de alguna autoridad relacionada a espectáculos.

Los promotores provenientes de EU engañaron a las autoridades mexicanas, al prometer un evento de interés mundial, con grandes beneficios en cuanto a la imagen para el turismo.

El suceso se llevó acabo en el estadio de beisbol con una ridícula asistencia de 1,500 personas; casi todos invitados, y gracias a Dios no hubo alguna tragedia.

Ojalá las autoridades mexicanas tengan cuidado, pues se abrió una puerta muy peligrosa y el CMB se dedicará a luchar frontalmente para erradicar esas prácticas.

Los atletas no tienen la culpa, todos son guerreros que buscan salir adelante y darle un mejor futuro a sus familias. Esa labor de los organismos es la de siempre buscar cómo protegerlos, pues ellos están dispuestos a dar su vida en cualquiera que sea la competencia.

Ellos son capaces de pelear 15, 20 o 50 rounds, si así se les pide.

La prioridad del CMB seguirá siendo buscar la seguridad de los atletas, aún y cuando las medidas que tomamos no sean populares, pero jamás existirá ninguna situación de cualquier índole que vaya por encima de proteger al atleta.

ANÉCDOTA DE HOY

Estaba con mi papá tomando un café en el Caesars Palace, de Las Vegas. Esos momentos son inolvidables, y vivo constantemente recordando y añorando esas pláticas llenas de anécdotas, cuando don José platicaba con muchísimas personas. En esta ocasión llegó Larry Holmes, quién es uno de los grandes campeones de la historia de peso completo, pero nunca fue popular, debido a que él derrotó a quién fue su ídolo, Muhammad Ali.

Holmes defendió su título 15 veces, y fue el último peso completo en sostener una pelea a 15 rounds. Él empezó a platicar con mi papá, pidiéndole una explicación del porqué se había reducido a 12 rounds. Tras una extensa explicación, el peleador se quedó muy serio y le dijo: mi querido José, fui muy crítico contra esta regla, y te prometo salir al mundo a promover cualquier medida que tú tomes por el bien del boxeo, le comentó. Y añadió: quisiera compartir contigo algo que me sucedió el día que defendí mi título contra Earnie Shavers. Estaba en mi vestidor, cuando le pregunté a mí entrenador cuánto tiempo faltaba para subir al ring, y su respuesta fue: ‘¿de qué estás hablando, campeón?, ganaste una tremenda batalla y retuviste tu título con una decisión a 15 rounds’.

 

Por MAURICIO SULAIMÁN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPosdata

Posdata